Se agrava la escasez de medicinas, pese a los anuncios del Gobierno

“La mejor prueba de que eso no sirvió para nada es que la crisis solo se ha agravado en estas últimas semanas”, dijo Francisco Valencia, director de la ONG Codevida, sobre el arribo de 96 toneladas de medicinas anunciado por Luisana Melo, ministra de Salud, hace poco más de 15 días.

El 28 de mayo, Melo informó que, por un convenio con China que era parte del motor farmacéutico, ingresaron al país  186 mil unidades de fluidos terapéuticos y 11 mil 500 de inmunoglobulina G que “serían distribuidos de forma inmediata en todo el país”.

Valencia señala que, para empezar es una cifra misteriosa porque no precisó qué otros medicamentos había en el cargamento y, además, no se sabe cómo cuenta el Gobierno lo que ingresa. “Pueden decir que importan tres millones de un medicamento, pero son tres millones de pastillas, no tres millones de cajas”, puntualizó.

Un trabajador de la Droguería Nena, que prefirió mantener su nombre en anonimato, le confirmó a Efecto Cocuyo que desde el anuncio de fluidos terapéuticos solo han ingresado unas 120 unidades de solución fisiológica 0.9%, “y eso aquí dura cinco minutos“.

Además, la droguería está bajo un proceso de intervención por parte de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), por lo que su inventario también está sujeto a lo que el Gobierno decida.

El trabajador afirmó que, aunque ve necesaria la ayuda internacional para superar la crisis de salud, “estoy casi seguro que no nos dejarían distribuirla a nosotros, si no que la darían directamente en sus farmacias (las del Gobierno)”.

Pero en las farmacias del Estado tampoco hay. A la Farmapatria de Los Cortijos, dentro de la sede de Venezolana de Televisión, no se puede pasar. Se debe decir el nombre de la medicina a la recepcionista, ella llama a la farmacia y da la respuesta. Si el medicamento que se busca está en existencia, está permitido el paso. Si no, hay que regresarse.

En la mañana de este 15 de junio no había ni solución, ni Prednisona (antiinflamatorio), ni Euthyrox (para enfermedades de la glándula tiroides) ni Valsartán (antihipertensivo). Todos están dentro de la lista de “medicamentos esenciales” del Gobierno. La inmunoglobulina, dijeron, “debe tramitarse directamente con farmacias hospitalarias“.

En la FundaFarmacia de Chacaíto había dos colas: la de gente buscando medicamentos y la de madres comprando fórmulas lácteas para sus niños.

Afuera hay listas que indican qué medicamentos hay en existencia, pero la gente prefiere no confiarse de ellas. “A veces en la lista dicen que hay un medicamento y no lo hay, o dicen que hay y no hay. Por eso prefiero hacer la cola”, señalaron desde la cola. El tiempo de espera promedio para llegar a taquilla y preguntar si hay un medicamento en existencia es de 45 minutos, y la mayoría se regresa sin nada.

Efecto Cocuyo fue con una lista de 17 medicamentos y solo encontró uno (Diclofenac potásico), y tampoco ahí había solución fisiológica.

En la cola, los comentarios de las personas iban desde quejas por el mal servicio de salud hasta insultos al presidente Nicolás Maduro y su gabinete de Gobierno. También comentaban los saqueos ocurridos este martes 14 de junio en Cumaná, decían: “Esto va a ser así a nivel nacional”.

En la red privada no mejora el panorama. En los buscadores de Locatel y Farmatodo se evidencia que en ninguno de sus locales a nivel nacional (65 del primero y más de 100 del segundo) se consigue solución de ningún tipo.

Foto de portada: Runrun.es

(Visited 8 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply