Reportan incremento de hurto y robo de comida en Caracas

El hueco entre la lámina de zinc y los bloques anaranjados le advirtieron que había sido víctima de los delincuentes del barrio. En octubre, Patricia (*) llegó a las 6:00 pm de trabajar como personal de mantenimiento y quedó consternada al ver que los alimentos que guardaba en su nevera y despensa ya no estaban. Los habían hurtado.

Dos kilos de harina de maíz, uno de arroz, dos kilos de leche y tres pollos fue el botín que sacaron de la casa de Patricia, ubicada en la Zona 5 de José Félix Ribas de Petare, estado Miranda. El televisor pantalla plana de 21′, el equipo de sonido, el teléfono ni otras pertenencias fueron tocadas. Solo la comida. Patricia tuvo que pedir a su vecina que esa noche le diera de comer a sus cinco hijos.

“Yo me imagino que son los muchachitos del barrio y digo que lo hacen porque están pasando hambre. A otras dos casas se metieron igual, por el techo, y se llevaron solamente la comida”, indicó la mujer, quien agregó que ninguno de los tres afectados acudió a la policía para denunciar el delito.

El 8 de noviembre, la Policía del estado Vargas detuvo a tres hombres por el hurto de la comida almacenada en una guardería infantil de Carayaca.

El 5 de septiembre, de la casa de retiro Cristo Rey en el municipio El Hatillo, en Miranda, se llevaron comida y algunos electrodomésticos.

El 4 de julio, la Policía de Miranda aprehendió a José Lorca, de 28 años de edad; y a Nelson González, de 37, por haber hurtado 16 kilos de arroz de un local de comida china en Los Teques. Los hombres abrieron un boquete en el techo del establecimiento.

Para el 25 de marzo la cuenta de Twitter de Justicia Municipal de la Alcaldía de Sucre (@SucreJM) indicó que les preocupaba “el incremento de denuncias recibidas por hurto o apropiación indebida de comida entre familias y vecinos”.

“Estamos en un contexto de extrema adversidad y comenzamos a ver una multiplicación de microrobos en contextos de hambruna. No se está robando televisores ni ropa de marca, sino que se está robando artículos de primerísima necesidad”, indicó Verónica Zubillaga, socióloga de Red de Activismo e Investigación por la Convivencia (Reacin).

Este fenómeno se presentó con más fuerza en Venezuela a mediados de 2016, cuando en un solo mes se llegaron a registrar al menos dos saqueos masivos en Cumaná, estado Sucre, y en Ciudad Bolívar, estado Bolívar.

En el Área Metropolitana de Caracas (AMC) estos delitos se enfatizaron en 2017, tal como lo aseguraron la Policía de El Hatillo y Baruta a Efecto Cocuyo. “A veces estos casos no pasan por la policía, porque los supermercados deciden resolver el conflicto en lo interno. Reportar el hurto cuando capturan a las personas en flagrancia implica que la mercancía debe permanecer en resguardo por un tiempo, y eso a los comercios les representa una pérdida”, explicó Manuel Tangir, director de seguridad de Baruta.

De acuerdo con un estudio que empezó este año el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en el país se han registrado tres modalidades de hurto o robo de alimentos.

“Registramos casos de personas que han apuñalado a otras para robarles las bolsas de alimentos”, contó Roberto Briceño León a El Nacional, algunos de ellos sin expediente policial, y que empiezan a delinquir justamente para adueñarse de comida.

El sociólogo apunta también que existen casos de personas que dentro de los supermercados toman una bolsa de un producto, lo abren, lo consumen allí, y se van sin pagar. Por último, la investigación del OVV arroja que también se registran casos de viviendas vulneradas de las que extraen no solo artículos de electrodomésticos, sino que también asaltan la despensa.

“Vivimos en una sociedad desesperada por resolver lo más básico: la alimentación. Esto muestra que hay un desamparo total y hay una falta de satisfacción de los derechos más básicos y eso coloca al Estado en el centro del análisis”, expuso Zubillaga.

Lea más en: Precio del cartón de huevos pasó de largo los Bs. 100 mil

Para Zubillaga, el Estado venezolano no ha cumplido su labor al mantener a la sociedad al margen de los derechos sociales y es ahí cuando se presenta el terreno para delitos como el hurto famélico, el hurto o robo por el Estado de Necesidad, o incluso los delitos de quienes buscan aprovecharse de la necesidad de otros.

“Los contextos de adversidad extrema generan un abanico de expresiones que incluso se expresa en las redes de corrupción y tráfico ilícito de alimentos donde participan funcionarios y ciudadanos; desde los robos desesperados hasta las cadenas de delincuencia organizada que se valen de esa necesidad para comercializar los productos”, sostuvo Zubillaga.

El delito desde la óptica policial

Un detective del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), con más de 10 años de experiencia, aseguró a Efecto Cocuyo que la leyes vigentes y la corrupción en el sistema judicial juegan en favor de este tipo de delitos.

“Es un delito que tiene poco riesgo, pero sí altas ganancias. El hurto de comida puede considerarse un hurto famélico, lo cual es una atenuante de pena. Es difícil que si a usted lo agarran en esto, quede preso, porque se trata de un delito menor y se da valor a las medidas cautelares“, aseveró el detective.

Acto seguido, se preguntó por el valor de la Harina Pan o del kilo de arroz en el mercado del “bachaqueo”. “si estos delincuentes se organizan y se mezclan con bandas que comercializan con alimentos, también sacan provecho. Los líderes de estas bandas están asociados con colectivos armados, que por su afinidad política, son intocables”, sentenció.

Lea más en: Productos de la lista de Precios Acordados desaparecen de mercados caraqueños

 

Lea más en: 

¿Cómo proteger nuestros bienes de la delincuencia en estas navidades?

  • LUIS

    eso es lo que sembró el eterno comandante chavez,,,,, que ahora su heredero nicolas esta recogiendo,,,,,,,,,,,,el comunismo socialista siembra miseria humana,,,,,,,para poder dominar las masas por el hambre y las enfermedades,,, Venezuela esta en una crisis perfecta aplicada por la dictadura silenciosa apoyada por la oposición venezolana,,,,,,,,,,,,,,mientras estos dialogos farsantes sigan el país seguirá en total destrucción,,,,,,,,,, CON COMUNISTAS NO SE NEGOCIA EL HAMBRE,, LA POBREZA Y LAS ENFERMEDADES DEL PUEBLO,,
    HAY QUE CAMBIAR DE MODELO COMUNISTA SOCIALISTA AL CAPITALISMO PRODUCTIVO MODERNO,,,, LA SALIDA,,,

    MIENTRAS SIGAN SECUESTRADAS LAS FUENTES DE PRODUCCIÓN,,, Y EL SISTEMA FINANCIERO,,,,VENEZUELA SEGUIRÁ EN LA MISERIA,,,,,,,, NO AL COMUNISMO SOCIALISTA ,,LA MISERIA HUMANA,,,