Primeros resultados oficiales alejan la incertidumbre en comicios de Honduras

Alianza del expresidente Zelaya va ganando en Honduras. La mañana de este lunes, 27 de noviembre, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) dio oficialmente la ventaja al candidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, quien aventaja por cinco puntos al presidente Juan Orlando Hernández, del gobernante Partido Nacional.

El presidente magistrado del TSE, David Matamoros, dijo que hasta ahora Nasralla suma 855.847 votos que representan el 45,17 % con el 57 % de las mesas escrutadas en la fórmula para presidente.

La falta de resultados oficiales tras los comicios del domingo había dejado en la incertidumbre a los hondureños, que amanecieron este lunes con dos autoproclamados vencedores: el propio gobernante y aspirante a la reelección, Juan Orlando Hernández, y el contendiente opositor, Salvador Nasralla.

El TSE no ofreció el domingo el primer boletín con resultados preliminares al menos sobre la tendencia para el presidente, algo inédito desde que el país retornó a la democracia en 1981.

El presidente del TSE, argumentaba cinco horas después del cierre de las votaciones que no se disponía de una tendencia clara que permitiera ofrecer responsablemente algún resultado.

Lo hacía después de que la Alianza de Oposición contra la Dictadura, de Nasralla, y el gobernante Partido Nacional, de Hernández, gritaron victoria, aparentemente muy seguros de los datos recopilados por sus representantes en las mesas y por encuestas a boca de urna.

“Puedo afirmar que el presidente de Honduras es Salvador Nasralla, ganamos las elecciones a nivel nacional”, afirmaba el expresidente Manuel Zelaya, adelantándose incluso a Nasralla en una rueda de prensa acompañado de líderes del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que integra la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Zelaya desmentía así a los principales medios de prensa de Honduras y un sondeo a pie de urna que daban al actual presidente la reelección.

Más tarde salió el propio Nasralla reafirmando su supuesto triunfo y que “el fraude no pudo” con su opción de cambio, por lo que llamó al pueblo hondureño a “estar alerta” este lunes.

“Nosotros estamos ganando, si hoy a la medianoche les informara que estamos perdiendo, pues no hay nada que hacer, pero si les reiteró esta tendencia, los convocó mañana a defender cualquier fraude que nos quieran hacer”, enfatizaba.

El mandatario Hernández también admitía más tarde públicamente su triunfo, aunque matizando que esperaría los resultados del TSE que “va a decir lo que tiene que decir”.

“Yo quiero agradecerle al pueblo hondureño por permitirme otra vez servirle por estos cuatro años más para entregarnos en alma, vida y corazón a que este pueblo dé el gran salto que tiene que dar y que estoy seguro que nos va a posicionar como un país diferente”, declaró Hernández después de que su esposa, Ana García, lo proclamara el ganador ante correligionarios del Partido Nacional.

Las elecciones se celebraron el domingo con normalidad, sin registro de incidentes mayores y con la presencia de miles de observadores nacionales e internacionales.

El fantasma del fraude citado nuevamente anoche por Nasralla sobrevoló toda la campaña electoral, dado que la oposición tilda de ilegal la pretensión de ser reelegido Hernández argumentando que la Constitución lo prohíbe, aunque un fallo judicial de 2015 abrió la puerta a esa posibilidad.

Pero el presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA), Nicanor Moscoso, dijo al filo de la medianoche del domingo que el proceso electoral hondureño se desarrolló de manera “satisfactoria” y “cumplió” con los estándares internacionales.

La integración de las mesas electorales y la presencia de delegados de los diez partidos que participaron en la contienda “garantizan que tanto el proceso de votación como el escrutinio estén en manos de ellos, lo que imposibilita que pueda existir un fraude o alteración de los resultados de cada una de las actas de escrutinio”, aseguró.

Horas antes, el propio TSE ratificó la confiabilidad de los resultados que emita, en una rueda de prensa en la que aseguró que la transmisión era “satisfactoria” y el sistema de procesamiento estaba “trabajando de manera correcta las actas, siguiendo los procedimiento”.

Más de 6 millones de hondureños fueron convocados a las urnas el domingo para elegir un presidente, tres vicepresidentes, 128 diputados al Parlamento nacional y 20 al Centroamericano, además de 298 alcaldes.

Con información de EFE