Pasajes en buses del Estado cuestan 11 veces menos que en privados en La Bandera

En el terminal de pasajeros de La Bandera en Caracas, los precios de la empresa estatal Sitssa pueden ser hasta 11 veces más baratos que las líneas privadas que operan en el lugar, lo que trae una demanda de pasajeros que supera la cantidad de unidades disponible. La reventa de pasajes y la incomodidad de los pasajeros vienen como consecuencia.

Un pasaje para Maracaibo en cualquier expreso del terminal principal de la capital, es vendido en Bs. 350.000 en efectivo, mientras que la empresa de transporte del Estado los vende en Bs. 31.000, una diferencia de 1.029% por debajo.

Un empleado de la estatal indicó que la empresa, hasta este martes, 6 de enero, habilitó autobuses para siete de las doce rutas que cubre. Un solo autobús por destino.

Empleados revendedores

“Tenemos cuatro días de espera para comprar un pasaje para San Cristóbal”, informó Mariela Guevara, quien junto a otras 60 personas se encontraba en el terminal sentada en el suelo del área de boletería este martes, 6 de febrero, con la esperanza de que para la mañana del día siguiente sí pudiera adquirir un pasaje ofrecido por Sitssa.

“Llega un solo autobús diario de 49 puestos, pero solo venden 15 o 20, los demás están supuestamente apartados, para personas que les pagan a empleados que cobran por colearlos”, dijo otra pasajera, Milethxy Betancourt, quien denunció que un funcionario de la empresa estatal le pidió Bs. 200.000 en efectivo, por montarla en un autobús con destino a la ciudad andina, cuyo precio en la taquilla de Sitssa es de Bs. 38.000.

En otros servicios subsidiados o con controles de precios, se constata un fenómeno parecido. Los pasajes aéreos, que están regulados, pueden ser más baratos que una botella de refresco lo que provoca escasez de boletos e incentiva la reventa ilegal a precios muy superiores a los establecidos por los órganos del Estado.

Los usuarios pasan penurias

“Irnos en las líneas privadas sería difícil, solo Sitssa tiene punto de venta, las demás cobran en efectivo y mucho más caro”, indicó Jobry Zambrano, quien señaló que en la noche se puede ver una cantidad mayor de personas haciendo cola para esperar comprar un pasaje hacia los destinos que ofrece la empresa. “En la noche nos mandan a que salgamos, porque no nos quieren aquí durmiendo“, agregó el entrevistado.

Un pasaje en una línea privada hacia San Cristóbal sale en Bs. 350.000, un precio con una diferencia de 821% en comparación con los ofrecidos por la empresa administrada por el Ministerio de Transporte.

En los días previos al 24 de diciembre del año pasado, se vivió una situación parecida. Pasajeros que querían viajar a Mérida, Valera o Maracaibo, aseguraron que los empleados de la empresa de transporte del Estado le daban prioridad a “amigos” y a conocidos de funcionarios policiales. En esa fecha efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) tuvieron que resguardar las instalaciones, puesto que los pasajeros afectados exigían que dejaran esa práctica y habilitaran más unidades.

Los “piratas” cobran más

Hacia otros destinos, los “piratas” cobran mucho más por cada puesto que las líneas legales, y si se paga por transferencia bancaria, el precio es mucho mayor.

“Me querían cobrar un millón de bolívares por tres pasajes si pagaba con transferencia”, comunicó Tony Rivero, quien tenía un día esperando por comprar un pasaje en la taquilla de Sitssa hacia Coro (Falcón), y le preguntó a una de las personas que ofrecen pasajes en autobuses encavas en las afueras del terminal. Hacia esa ciudad el precio es de Bs. 150.000, pero en efectivo.

Algo parecido le pasó a Pablo Graterol. “A mí me dijeron para pagar Bs. 450.000 por viajar a Maracaibo, pero no quise, me pareció injusto, prefiero comprar pasaje hasta Coro y luego viajar a Maracaibo, que pagar esa cantidad de dinero. Además, no tengo efectivo suficiente”.

Autoridades del terminal informaron que los destinos que estiman serán más solicitados durante Carnaval serán, Maracaibo, las costas de Falcón y San Cristóbal.

Escasez de efectivo

El problema del efectivo no solo afecta a los usuarios. Los transportistas del terminal señalaron que la cantidad de pasajeros es menor que en otras épocas, porque las personas no tienen suficientes billetes para pagar los pasajes. “Aquí teníamos que cargar en 10 minutos para que entraran otras unidades, pero ahora duramos más de 40 minutos”, José Casadiego, chofer de un autobús que cubre la ruta Caracas-Maracay.

El entrevistado indicó que el sector sufre porque los precios establecidos son insuficientes para cubrir los gastos que necesitan las unidades para operar. “Tan solo un caucho que utilizamos cuesta Bs. 55.000 cada uno”, señaló el conductor.

Casadiego dijo que de las 300 unidades de la línea a la que pertenece, solo 50 funcionan, las demás están accidentadas.

Actualmente, en el Terminal de La Bandera funcionan 42 líneas para rutas largas y 36 para rutas cortas. Las autoridades esperan que durante las fiestas de carnavales se movilicen 300.000 personas y se realicen 8.791 viajes.

Leer También:

De 300 camionetas solo 43 operan en la Línea Casalta-Chacaíto-Cafetal por falta de repuestos