Padrinos vinotinto: la esperanza de Serrano y otras jugadoras de la Sub 20 femenina - Efecto Cocuyo

Padrinos vinotinto: la esperanza de Serrano y otras jugadoras de la Sub 20 femenina

“La verdad no esperaba lo que pasó”, dice Bárbara Serrano, la jugadora que se convirtió en la “ahijada futbolística” de Christian Santos este pasado 3 de abril. “Yo me encontraba dormida cuando sentí que el teléfono sonaba bastante: eran notificaciones de Instagram por la publicación de Christian, donde hizo pública la ayuda que me iba a hacer”.

La jugadora contó a Efecto Cocuyo que se siente muy contenta de todo lo que ha logrado de la mano de su equipo. “Es algo que no todo el mundo logra. Ser seleccionada y llegar hasta acá es algo maravilloso”, y al ser cuestionada sobre cómo se siente frente al anuncio de Santos, dice entre risas, “imagínate tú, más feliz todavía. ¡No todos los días se tiene a un padrino tan guapo!”.

Acabo de recibir una hermosa y conmovedora carta de una de las Chicas Mundialistas Vinotinto, algunas niñas de nuestra amada selección lamentablemente viven en condiciones precarias, sin recursos para adquirir sus implementos deportivos propios, tal carta recibida me ha inspirado para promover una cruzada en pro de ayudar a nuestras muchachas de selección. He decidido apadrinar a nuestra gran central Vinotinto, 4ta de Mundo Sub 17, y actualmente preparándose para afrontar el gran reto de Jugar el Mundial Femenino Sub 20 de Nueva Guinea, Barbara Serrano, desde hoy se convertirá en mi ahijada futbolística, y velare que disponga de todos los implementos deportivos que necesite y estén a mi alcance. Hago un llamado a mis compañeros Vinotinto, aquellos que tenemos la posibilidad de tener cierta holgura económica, para que igualmente apadrinen a las demás jugadoras que se encuentren en precaria situación, las cosas en mi País no están fáciles, eso yo lo sé, así que si nosotros podemos aportar nuestro grano de arena por el país, por nuestra tricolor, amarillo, azul y rojo, nuestra camiseta Vinotinto, no podemos perder tiempo, ha llegado la hora de ayudar. Gracias por tu Carta Barbara (@babyucv_04), estamos en contacto y tendré respuestas a tus necesidades, de antemano ahijada te deseo un millón de éxito en el venidero Mundial, desde ya de mí tienes a tu mayor fans, hincha y seguidor. Un abrazo… Christian.

Una foto publicada por Christian Santos (@c_santos11_) el


En su corta carrera la defensora no ha parado de acumular glorias deportivas: fue pieza fundamental en el Mundial Femenino sub 17 de Costa Rica, celebrado en 2014, donde jugó seis fechas, y la vinotinto logró el cuarto lugar. Este año viajará hasta Papúa, Nueva Guinea, donde competirá con la selección Sub 20 en el Mundial de esa categoría.

La vida de la defensora no ha sido fácil: su papá, de quien aprendió a amar el balón, falleció cuando ella tenía siete años. Cuando tenía 12 su mamá sufrió un accidente cerebrovascular que la confinó a una silla de ruedas. Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que le dé su apoyo incondicional. “Amo el fútbol como amo a mi madre”, se puede leer en la biografía de Twitter de “Baby”.

A los 14 años era común ver a Bárbara jugando fútbol. Un día, Manuel Castro, de Emmanuel Fútbol Club, la vio y la invitó a unirse a ellos. Ella inmediatamente le comentó a su familia. “Como sabían que me gustaba mucho el fútbol, me apoyaron bastante”, recuerda. En el equipo solo habían dos niñas.

Su estancia en el club fue corta: no habían pasado dos años cuando el profesor de Distrito Capital vio su desempeño en un juego contra la Universidad Central de Venezuela, la vio, y la llamó a su equipo. Actualmente, con 19 años, estudia allí segundo semestre de computación y juega en su equipo femenino, donde es una de las figuras más destacadas.

Bárbara se nota profundamente agradecida de quienes la han ayudado a llegar a donde está. Menciona desde a Karen, Fabián y Mauri, sus profesores de bachillerato que la ayudaron a poder permanecer jugando en la selección y lograr graduarse, hasta a su tía, quien asumió la batuta de su crianza luego de la enfermedad de su madre.

Entre su tía, su abuela -con quien vive- y sus demás familiares, la han ayudado a alcanzar sus sueños. “Le doy muchísimas gracias a mi familia. Siempre estuvieron ahí, me apoyaron. Yo les decía lo que necesitaba y me ayudaban; eso sí, tenía que ganármelas con mi comportamiento, trabajaba como era e intentaba hacer las cosas lo mejor posible”.

Bárbara encontró motivación para escribirle a Santos a través del agente de éste, que le convenció de que “tocar la puerta no es entrar”, y que podría pedirle ayuda al delantero del NEC Nijmegen. “Me dijo que le explicara mi caso, soy una persona con escasos recursos para adquirir los implementos necesarios para jugar“, dice, recordando que no cuentan con ningún tipo de apoyo, ya que ellas mismas deben cubrirse sus equipamientos, “y unos tacos buenos no bajan de Bs 80.000”.

Respecto a posibles ayudas de el Estado a la selección, prefiere evitar el tema diciendo “es un tema que ya todo el mundo conoce: todas las promesas que a nosotras se nos han hecho y nunca se cumplieron. Es, como quien dice, una pérdida de tiempo hablar de eso”.

Aunque el movimiento de “padrinos vinotinto” empezó con ella, Santos no es el único que figura en la honorable lista. Tomás Rincón, capitán de la selección venezolana que actualmente se desempeña como mediocampista en el italiano Genoa CFC, apadrinó a Lourdes “La Kika” Moreno y a  Yorgelis Monterroza, quienes irán al mundial femenino sub 17 de Jordania.

Adalberto Peñaranda también se sumó al grupo. El delantero venezolano que juega en el Granada CF apadrinó a la jugadora Michelle Romero.

“Se lo dije a Christian: pienso que el hecho de que él lo hiciera abrió las puertas a que otros ayudaran a muchas jugadoras que no tienen los recursos. Eso queda en el corazón de cada jugador, que quieren aportar su granito de arena. Ellos no tienen la necesidad de velar por nosotras, pero es algo que les sale del corazón y nosotras estamos muy agradecidas”, señala, diciendo que están “sin palabras” por el gesto de los jugadores vinotinto.

Puntualiza además que varias de sus compañeras, con las que se encuentra actualmente en un modulo de la selección en la isla de Margarita, se las ven difíciles para adquirir sus equipos. “Por ejemplo, Gabriela García“, dice, refiriéndose a quien fue la máxima goleadora del Sudamericano Sub 17 de 2013 y el Mundial Femenino de la misma categoría en 2014. “Ella vive en una vivienda no muy apta para una jugadora que viene de ser goleadora. No vive en condiciones óptimas para un deportista de alto rendimiento”.

En cuanto a ella, asegura que en un par de años espera verse como “una venezolana más con las metas logradas”, una que pase a la historia como jugadora de su gran amor: el fútbol.

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!