Padres de niños de Nefrología del J. M. de los Ríos sin respuesta del MP ni del hospital

Los días en la unidad de hemodiálisis del hospital infantil J. M. de los Ríos transcurren entre la incertidumbre y el silencio de las autoridades. La última vez que el piso 4 de la torre de consulta del centro de salud se estremeció con la muerte de uno de los pequeños fue hace dos semanas. Desde entonces, aseguran los padres de los niños que permanecen hospitalizados, no han sabido más de las investigaciones que inició el Ministerio Público.

“Aquí no han venido más. No hemos vuelto a saber de ellos”, reclamó Vicky Fernández, madre de Abraham, uno de los 15 niños que están infectados.

Recordó que el pasado 7 de julio, la fiscal 66ª nacional auxiliar, Adis Romero, fue al hospital infantil para investigar las muertes. Sin embargo, no fue bien recibida cuando pidió llevarse el cuerpo de Daniel Laya, de dos años, para hacerle la autopsia. Las mamás de los pacientes del servicio de Nefrología impidieron que el cadáver fuese retenido en hospital porque “ya había sufrido demasiado”. Una furgoneta se lo llevó ese mismo día a Calabozo, Guárico, de donde es oriunda su familia.

Laya fue el más reciente, pero el primero en fallecer por una de las bacterias que infectaron la unidad de hemodiálisis del J. M. de los Ríos fue Raziel Jaure, de 10 años de edad, quien murió el pasado 3 de mayo por el germen klebsiella. Le siguieron Samuel Becerra, adolescente de 12 años infectado con pseudomona, y Dilfred Jiménez, quien tenía 16 y también contrajo el germen klebsiella.

No fue sino hasta el 26 de junio que la Fiscalía designó a Romero para investigar las muertes de los niños y adolescentes. Para el momento de su designación, el brote infeccioso del servicio de Nefrología ya había dejado un saldo de tres víctimas.

Los hechos “siguen bajo investigación”, fue la respuesta de parte de la Ministerio Público a Efecto Cocuyo.

Aunque la primera de las muertes ocurrió a principios de mayo, las denuncias de la situación del servicio datan de mucho antes. Desde mediados de febrero se alertó sobre la contaminación de los tanques que surten agua al servicio.

Después de las muertes de Raziel y Samuel, una empresa proveyó al hospital unas pastillas para purificar las aguas de los tanques. Sin embargo, los esfuerzos fueron infructuosos. La madre de Abraham informó a Efecto Cocuyo que el pasado sábado, 8 de julio, limpiaron los tanques del servicio.

Los padres de los pacientes siguen a la espera de una solución mientras los más pequeños luchan contra sus patologías y los gérmenes del brote. Según el diputado José Manuel Olivares, son más de 10 niños los infectados; pero quienes no lo están, se encuentran en riesgo de contraerlo cada vez que asisten a la diálisis.

“Uno está aquí bajo su propio riesgo y se encomienda a Dios”, aseguró Milagros, cuyo hijo es un paciente de la hemodiálisis que no ha sido infectado y también está a la espera de una solución por parte de las autoridades. “Hay mamás que entran aquí con sus hijos, pero no salen de aquí con ellos”.

Padres de pacientes del servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos solicitan los siguientes medicamentos para los niños hospitalizados: Losartan, Nifedipina, Atenolol, Enalapril, Calcio, Carnitina jarabe, ácido fólico, anticonvulsivos y Aluron. Adicionalmente, necesitan pañales y un catéter 7×7. 

Si puede colaborar, comuníquese con la ONG @Preparaflia

Lea también:

“A mi hijo de 5 años le da miedo dializarse”, madre de paciente del J.M. de los Ríos