Padres de adolescente asesinado en mercado de Cumaná denunciaron ejecución policial

Nayrobis Rodríguez / Cumaná

Vecinos del sector El Realengo, frente al mercado municipal de Cumaná, cerraron las calles aledañas al principal expendio de alimentos de la capital de Sucre este sábado 7 de julio,como protesta para denunciar la ejecución policial de tres jóvenes.

Esto tras los hechos en los que murió  un adolescente de 16 años de edad, durante disturbios y conatos de saqueos en el centro de abastecimiento cumanés, la mañana del jueves 5 de julio, junto a dos hombres más, uno de ellos tío del jovencito.

Durante la manifestación, familiares de las víctimas y vecinos, exigieron la aplicación de justicia y desestimaron la versión dada por el Instituto Autónomo Policía del Municipio Sucre y la Alcaldía de Cumaná, difundida a través de un boletín informativo.

Los entes oficiales aseguraron que Carlos López Ramos (16), Julián José Ramos (32) y Andy Alexander Jiménez, pertenecían a una banda delictiva denominada “La banda de la Pulga” y que se enfrentaron a los uniformados tras cometer un robo a una usuaria del mercado.

A mi hijo me lo arrancaron de los brazos mientras estábamos en casa contando el dinero de la venta de pescado”, aseguró Marcelina Ramos, madre del adolescente y hermana de Julián Ramos, otra de las víctimas.

La mujer aseveró que el joven era vendedor de pescado en las adyacencias del mercado municipal desde hace diez meses, tiempo en el cual dejó sus estudios de bachillerato para laborar junto a su madre.

Francisco López Boada, padre del adolescente, destacó que la víctima recibió cuatro impactos de bala, por parte de funcionarios de la Policía Municipal de Cumaná.

“Ese día hubo disturbios en el mercado, lanzaban disparos y bombas lacrimógenas. Mi hijo terminó de trabajar y fue a la casa a entregar el dinero de la venta, los policías perseguían a tres hombres que se metieron en la casa, ellos escaparon”.

Relató que el adolescente recibió cuatro impactos de bala: En el pecho, tórax, estómago e ingle. López Boada indicó que hubo irregularidades en el ingreso del cuerpo del adolescente en la morgue del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa).

En el libro de novedades escribieron que él se enfrentó a la policía, mi hijo no tenía armas, él era un muchacho trabajador, era cristiano y era especial”, dijo.

El próximo martes 10 de julio familiares del adolescente y vecinos del sector El Realengo acudirán a la Fiscalía 8va en materia de Derechos Humanos del Ministerio Público en Cumaná, para rendir declaraciones.

Fuentes de la Fiscalía informaron que el fiscal octavo, Nixon Salazar, inició averiguaciones.

(Visited 594 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!