Pacientes deben llevar dos galones de agua para ser operados en el HUC

Entre la lista de insumos médico-quirúrgicos se incluyen dos galones de agua. Para el resto de las actividades, todo el personal debe cargar, escaleras arriba, con sus pipotes y pimpinas, luego de hacer fila para llenarlas en el primer piso del Hospital.

Dadas las fallas en el servicio de distribución de agua en Caracas, los pacientes del Hospital Universitario de Caracas (HUC) deben suministrar a sus médicos el agua que necesitan para poder lavarse las manos antes de la cirugía. Sin embargo, éste no el único centro de salud que está atravesando por una situación generada por la falta de agua.

El delegado sindical del HUC, Denis Guédez, explicó que nosocomio se abastecía de un tanque en ubicado en la parroquia San Agustín. Cuando las bombas requerían algún tipo de mantenimiento, se habilitaba la entrada de agua de la calle. Desde hace dos años estas máquinas están dañadas.

“El Hospital queda dependiendo ahora de las bombas de la sala de máquinas que mandan el agua de la calle, pero que solo funcionan si la presión supera el 20%“, detalló el sindicalista.

En el Hospital el servicio de agua no llega al menos cinco semana. El personal de salud debe cargar a cuestas con los recipientes necesarios para abastecer a sus respectivos servicios. “Es un foco de contaminación, no recomiendo que alguien con las defensas bajas venga”, dijo el delegado.

Agua para dializar

La directora de Prepara Familia, Katherine Martínez, explicó que el director del Hospital José Manuel de Los Ríos prometió 20 cisternas para abastecer de líquido a todo el centro de salud. Por el contrario, solo llegan entre dos o tres, las necesarias para que los niños de la unidad de hemodiálisis puedan recibir su tratamiento.

“Sin agua se paralizan las operaciones, las biopsias, se suspende todo, los médicos no se pueden lavar las manos. Es gravísimo”, comentó Martínez, quien agregó que los niños oncológicos  necesitan agua para recibir el protocolo de quimioterapia.

Desde hace cuatro meses el suministro sólo llega a la Unidad a través de cisternas. “Es fundamental que se regularice esa situación, hay un principio estructural en la Lopna (Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente) que es la primacía absoluta de los niños frente a los demás sectores”, concluyó.

Suministro intermitente

En los cuartos del Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño hay pipotes de agua. Los recipientes para lavarse las manos o bajar la poceta son parte del día a día del personal de salud. Sin embargo ése no es un problema nuevo: tiene al menos los 10 años que lleva trabajando Belkis, una de las enfermeras.

El agua puede aparecer sin aviso, nunca de forma regular. Al menos las 38 personas que este miércoles están hospitalizadas se ven afectadas por este problema, sin contar los médicos, enfermeras, camareras y personal administrativo.

Bacterias

La presidenta del Colegio de Enfermeras de Distrito Capital, Ana Rosario Contreras, explicó que un hospital no debería hacer uso de aguas depositadas, dado que constituye un lugar para el cultivo de bacterias. Señaló que algunos de sus colegas tienen que llevar potes de agua para poder lavarse las manos en sus lugares de trabajo.

Sobre el centro de salud en el que trabaja, el Hospital General Dr. José Ignacio Baldó (El Algodonal), dijo que “no pasan horas secos”, sin embargo el suministro de agua no es continuo. Los trabajadores mantienen llenas las reservas de agua y llevan su pote para lavarse las manos por si acaso.

Lea más en: “Somos enfermeros, no somos ladrones”, protestó personal de Enfermería del HUC

(Visited 183 times, 3 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!