Once vidas apagó la escasez de medicamentos en Venezuela en lo que va de 2017

Unos necesitaban inmunosupresores, otros apenas requerían un antibiótico. Sin embargo, todos tienen algo en común: fallecieron por complicaciones de sus patologías y por no tener el medicamento necesario para su condición de salud en un tiempo oportuno. El caso más reciente fue el de Adrián Guacarán, el venezolano que le cantó al papa Juan Pablo II en 1986 y que murió este viernes 17 de noviembre por la escasez de medicinas.

A continuación, 11 vidas que segó la escasez de medicamentos y que ponen rostro a la crisis de salud.

Kamila Gascón

La pequeña de cinco años falleció la primera mañana de 2017. Tenía un tumor en el tórax y el cáncer había deteriorado su salud. Murió el 1 de enero tras sufrir un paro respiratorio. La familia de Kamila luchó para encontrar el tratamiento oncológico, pero aún más les costó conseguir la morfina para aliviar el dolor de la niña durante sus últimos días de vida.

Lea la historia de Kamila Gascón aquí.

José Luis Arismendi

Era sacerdote y pertenecía a la Arquidiócesis de Mérida. Arismendi presentó una meningitis y fue atendido en el Hospital Universitario de Los Andes. Sin embargo, no consiguieron los medicamentos necesarios en un tiempo oportuno, en su mayoría antibióticos. El presbítero falleció el 15 de abril.

Javier Perera Díaz

Se desempeñaba como gerente de información de Radio Caracas Radio y como profesor de radio en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). A través de las redes sociales, familiares y amigos solicitaron Amiodarona para el tratamiento de Perera Díaz, un medicamento para tratar arritmias graves. Falleció el 24 de abril.

Raziel Jaure

Murió el 3 de mayo luego de contraer una bacteria llamada klebsiella en la unidad de hemodiálisis del hospital de niños José Manuel de los Ríos. Raziel fue la primera víctima que cobró la contaminación del servicio. Tenía solo 10 años.

Samuel Becerra

Fue el segundo niño en morir tras el brote infeccioso en el J. M. de los Ríos. Con su caso se dio a conocer la situación que se vivía en el servicio del hospital infantil. Las madres de los pacientes denunciaron que en el centro de salud no se les suministraba los antibióticos necesarios para combatir las infecciones, por lo que el tratamiento era irregular y permitía que las bacterias se volvieran más resistentes. Samuel tenía 12 años y falleció una semana después de Raziel.

Lea la historia de Samuel Becerra aquí.

Dilfred Jiménez

Fue el tercer niño en fallecer en medio de las denuncias del brote infeccioso que afectó a la unidad de hemodiálisis del hospital J.M. de los Ríos. Tenía apenas 15 años para la fecha de su muerte, el 22 de mayo.

Lea la historia de Dilfred Jiménez aquí.

Daniel Laya

Daniel fue la cuarta víctima del brote infeccioso. Falleció el 25 de junio a los dos años de edad. Tenía dos bacterias alojadas en el catéter.

Lea la historia de Daniel Laya aquí.

Midgin Mujica

Médico egresada de la Universidad de Oriente (UDO) que se encontraba en Caicara del Orinoco para hacer sus pasantías. En la ciudad ubicada al oeste del estado Bolíva,r Midgin contrajo malaria. Permaneció internada en el hospital Raúl Leoni, donde no había antimaláricos para tratarla. Después fue trasladada a otro centro de salud. Murió el 31 de julio luego de una complicación.

Yamilexi Reyes

La mujer de 46 años era paciente trasplantada y tenía dos meses sin tomar los medicamentos inmunosupresores distribuidos por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) a través de las farmacias de alto costo. Murió el pasado 8 de noviembre.

Lea la historia de Yamilexi Reyes aquí.

Belkis Solórzano

También había recibido un trasplante de riñón hacía 13 años. Perdió el órgano en noviembre de 2017, luego de que su organismo empezara a rechazarlo por no tomar el tratamiento necesario. Pasó tres meses sin recibir los inmunosupresores. Murió el pasado 12 de noviembre, horas después de denunciar la escasez de medicamentos.

Lea la historia de Belkis Solórzano aquí.

Adrián Guacarán

Por siempre recordado como el niño que le cantó al papa Juan Pablo II durante su visita a Venezuela en 1986, Guacarán padecía de insuficiencia renal. El día anterior a su muerte lo pasó en agonía por no poder conseguir los dos medicamentos que necesitaba: albúmina y aldactone (diurético). El hombre de 44 años incluso solicitó las medicinas a través de sus redes sociales.

Lea la historia de Adrián Guacarán aquí.