Nuevos lazos gringos con Latinoamérica asoman la necesidad de un viraje - Efecto Cocuyo

Nuevos lazos gringos con Latinoamérica asoman la necesidad de un viraje

El Presidente de EEUU, Barack Obama, terminó su gira latinoamericana. Pasó por Cuba, donde hace casi 90 años no ponía un pie un mandatario estadounidense, y por Argentina, aprovechando para bailar un tango que derivó en un video viral en las redes sociales.

“(Los viajes) son un mensaje al resto del continente. Hay que mejorar la relación, buscar las oportunidades de negocio y de crecimiento que nuestro continente necesita“, dijo el internacionalista Daniel Merchán, consultado por Efecto Cocuyo. 

Para el abogado, las políticas que se está asumiendo el país norteño se mantendrán sin importar quién logre llegar a la Casa Blanca en los próximos comicios, puesto que EE.UU. ha mantenido “una política de Estado bastante consecuente”, aunque puntualizó que “uno no tiene una bola de cristal para ver que pasaría en caso de ganar Donald Trump”.

Merchán hizo un paralelismo con la situación venezolana al puntualizar que “Cuba, el ejemplo que tomó Hugo Chávez, se está abriendo pragmáticamente ante EE.UU, mientras que nuestro país insiste en un error que no se corresponde con la realidad”.

Calificó la gira de Obama como “un mensaje directo a Venezuela”, principalmente por su parada en Cuba. “Lo que pasa allá tiene un impacto directo en nuestro país. Pecaría de optimista si digo que bajo el gobierno actual se cambiarán las posturas, pero es una muestra clara de que debemos acercarnos a un mercado tan natural para nosotros como el estadounidense”.

“Aseré Obama”

Al llegar a La Habana, Obama escribió un tuit que empezaba con “¿Qué bolá Cuba?”, una expresión típica de la isla. Algo así como el “¿qué más?” venezolano. Así empezó la historia del hombre más poderoso del mundo en el país caribeño, al que su gobierno mantiene  un bloqueo económico que data de hace más 50 años.

La visita comenzó con un recorrido por la Habana Vieja, guiada por el historiador Eusebio Leal Spengler, y terminó con un discurso desde el Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana, donde dijo que había realizado la visita para “enterrar los conflictos entre EE.UU. y Cuba”.

Para Daniel Merchán, abogado internacionalista, la visita fue muy significativa porque representa un “nuevo continente”, que no batalle tanto por ideologías sino que se una para una economía que beneficie a todas las partes involucradas.

Por su parte Carlos Saladrigas, presidente de la organización sin fines de lucro, Cuba Study Group, calificó la visita de un “éxito rotundo”, resaltando que el presidente norteamericano conectó con el pueblo cubano “en un nivel muy personal”. Saladrigas recalcó que el mensaje de Obama en el discurso, iba dirigido a dejar claro que “Estados Unidos ya no es el enemigo, sino más bien un socio constructivo“, según reseñó el medio español El Día.

“Esperemos que más adelante esto traiga beneficios en el ámbito de la democracia y de los derechos humanos”, puntualizó Merchán. Y es que Obama no dejó por fuera a los disidentes cubanos: se reunió con ellos para escuchar directamente al pueblo y dijo que “todos tienen un coraje extraordinario. Algunos de ellos tienen grandes preocupaciones sobre la democracia, sobre la capacidad de hablar libremente, el culto libre, o sobre las prácticas democráticas aquí en Cuba”.

Posteriormente la familia Obama, acompañada de una comitiva de unas 800 personas entre empresarios y funcionarios de seguridad, partieron al sur del continente: pasarían dos días en Argentina.

“La relación con los Kirchner no era buena, por eso Obama no había ido en sus años de mandato, pero con Macri la situación se reconfigura”, aseguró Merchán. Esto fue confirmado por Marcos Peña, Jefe del Gabinete de Argentina, cuando aseguró que “nosotros estamos muy contentos de poder darle un arranque veloz a una relación bilateral que es muy antigua y que ha estado muy deteriorada en el último tiempo”.

A diferencia de Cuba, donde no habían muchos adornos alegóricos a la visita, en la “ciudad de la furia” ondeaban banderas norteamericanas desde la Casa Rosada, la residencia presidencial, donde varios ciudadanos se acercaron con pancartas y avisos a darle la bienvenida a Obama. Desde el 2004, cuando fue George Bush, no se vivía una reunión de este estilo entre los dos países.

Aunque con menor intensidad que aquella vez, también hubo manifestantes que se quejaban por la presencia del mandatario en el país. “No a la impunidad. ¡Fuera Obama”, podía leerse en sus carteles.

“Uno de los anuncios más importantes del viaje fue el de la cooperación de EE.UU. para esclarecer situaciones de la época de la dictadura, ayudar a la gente afectada por la represión en aquella época”, comentó Merchán.

Además de los encuentros con su homólogo argentino para tratar las relaciones bilaterales, paseó por el Parque de la Memoria, donde recordó a las víctimas de la dictadura. “Las democracias deben tener el coraje de reconocer cuando no hemos estado a la altura de los ideales en los que creemos, cuando hemos tardado en hablar en favor de los derechos humanos, y ese fue el caso aquí (en Argentina)”, señaló, al tiempo que reafirmó que  EEUU desclasificará más documentos sobre la dictadura argentina, y que por primera vez incluirán registros militares y de los servicios de inteligencia.

 

Lo que dijeron las redes

Como ya es costumbre, los usuarios de las redes sociales se volcaron a estar a expresar su opinión sobre las visitas del mandatario. En favor o en contra, utilizaron sus cuentas para alzar su voz.

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!