Ni en Plaza Venezuela ni en El Helicoide, Sebin no revela dónde está el concejal García

Nueve veces ha estado en las puertas de las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en una semana. María Alejandra Rivera, esposa de José Vicente García, no tiene certeza de dónde está el concejal tachirense detenido el martes 18 de octubre en San Cristóbal.

Del timbo al tambo la tienen las autoridades policiales y del Estado. “Me dicen que no está en esa sede, que vaya a la otra o sencillamente no me dan respuesta“, fueron las palabras con las que describió la situación la pareja del también dirigente de Voluntad Popular.

El vaivén comenzó el martes en la tarde, cuando pudo ver a García en la sede del Sebin de San Cristóbal. Solo por cinco minutos. Él le contó que dos camionetas interceptaron el vehículo en el que se trasladaba hacia su trabajo, a las 8:00 am. Le dijo que lo sacaron de su carro y se lo llevaron detenido. Luego lo colocaron frente a una mesa, en la que pusieron armas de guerra y uniformes militares.

“No sabía que le estaban tomando una foto en ese momento. Le dije que esa imagen se corrió por las redes sociales. Eso es un delito, suprimen la presunción de inocencia de mi esposo y ponen en riesgo su integridad”, denunció Rivera.

El miércoles 19 de octubre en la mañana, el concejal fue presentado ante un tribunal de control del estado Táchira. La defensa no pudo conversar con el detenido y así se realizó la audiencia de presentación en la que la Fiscalía expuso que había vicios en las pruebas, como por ejemplo la falta de testigos en el acta policial, y por lo tanto no había elementos de convicción para solicitar una privativa de libertad.

Pidió al juez que se otorgara una medida cautelar de prohibición de salida del país, la cual fue ignorada por el jurista.

“Se fue la luz y cuando se reanudó la audiencia, el juez dijo que se separaba de la exposición de la Fiscalía y dictaba la privativa de libertad en el Sebin de San Cristóbal”, indicó el abogado de García a Efecto Cocuyo.

Fue el viernes en la mañana cuando se supo por última vez del paradero del concejal. Según su esposa, un funcionario del Sebin le indicó que en la noche del jueves 20 de octubre fue trasladado a Caracas. Ella denunció en las redes sociales que no hubo ninguna orden de traslado que avalara esa decisión.

“Ese viernes fui a Caracas. Estuve en el Sebin de Plaza Venezuela, luego en El Helicoide. Me negaron que estuviese allí. El sábado recibo una llamada de la Defensoría del Pueblo en la que me aseguraron que estaba en la sede de El Helicoide, pero cuando fui el domingo, una gente me volvió a negar que estuviese allí. Fui a la sede de Plaza Venezuela y lo mismo”, narró Rivera.

La mañana del lunes 24 de octubre, la mujer acudió a la Defensoría del Pueblo para exhortar a la institución que le ayude a constatar en qué lugar está recluido el concejal y que velen por sus derechos fundamentales.

“Ya nosotros estamos acostumbrados a vivir con que nos estén siguiendo. Hay días en los que estás sentado en un restaurante y se sientan a tu lado (funcionarios policiales). Pero no imaginábamos que esto iba a pasar (detención). Aunque el sábado, él (García) estaba en Caracas y lo siguieron”, manifestó la esposa del concejal de Voluntad Popular.

Traslados arbitrarios

Elenis Rodríguez, directora de la ONG de derechos humanos Fundeci, informó que tres presos políticos que estaban recluidos en la sede del Sebin de Plaza Venezuela fueron trasladados sin avisar a sus familiares o defensores: Juan Miguel de Sousa, Gabriel Vallés y Lorent Gómez Saleh.

“Ya nos informaron que están en El Helicoide y que comparten la misma celda en la que estuvo Manuel Rosales“, dijo a Efecto Cocuyo la abogada Rodríguez, quien defiende a De Sousa, imputado por terrorismo y asociación para delinquir desde hace seis meses.