Mujeres saudíes toman el volante este domingo para celebrar el fin del veto

El 24 de junio se convirtió en una fecha histórica para las mujeres saudíes. Este domingo se concretó su demanda de conducir tras una larga lucha de casi 30 años, y se han puesto al volante por primera vez en un clima festivo y reivindicativo desde la medianoche.

Lamia al Husein, empleada de un banco, llegó este domingo al trabajo al mando de su carro, conduciendo por las calles de Riad (capital de Arabia Saudí) y con una colega de oficina abordo.

“Pasé por la casa de mi colega para acompañarla al trabajo porque ella todavía no ha logrado obtener un carné de conducir, pero lo conseguirá en los próximos días”, dijo Lamia a la agencia de noticias Efe.

La joven ha sido una de las primeras en tomar el volante en su país porque solo necesitó convalidar el carné que poseía, emitido en el extranjero, con el que ya había conducido en Estados Unidos y Europa en sus viajes al exterior.

Al Husein, que posee un vehículo registrado a nombre de su hermano, y que para moverse tenía que recurrir a un conductor asalariado, prevé cambios inmediatos en su vida.

“Todo ha cambiado hoy. Voy a despedir al conductor, registraré el carro a mi nombre y lo voy a conducir a todos mis destinos”, comentó la mujer.

Debido a la gran expectativa, incontables mujeres saudíes celebraron este 24 de junio la nueva ley, aprobada por el rey Salman bin Abdelaziz el pasado noviembre, poniéndose al volante desde el instante en que la norma entró en vigor a la medianoche en medio de los vítores de los peatones.

Muchas de ellas documentaron la experiencia con videos que han inundado las redes sociales y en las que han transmitido su alegría y celebraciones.

A modo de preparativos para el cambio, la Administración de Tráfico colocó carteles en las calles para recordar a las mujeres las reglas de conducir, mientras que la Fiscalía General advirtió sobre los castigos de multa o de cárcel impuestos a los que acosen a las mujeres en el tráfico.

Este domingo también se celebró la graduación de la primera promoción de policías de trafico femeninas, que dieron flores y tarjetas a las conductoras en las que está escrito “acompañadas con la paz”.

La prohibición, impuesta con base en razones morales y religiosas que sigue sometiendo a las mujeres saudíes bajo la tutela de un varón de su familia, ha sido una de las principales banderas de las defensoras de los derechos de las mujeres a lo largo de los últimos años.

Desde el pasado mayo las autoridades saudíes han arrestado a al menos 17 activistas, entre ellas varias defensoras del derecho a conducir, en una campaña de detenciones criticada por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y que Riad ha justificado acusando a los detenidos de conspirar contra la seguridad y estabilidad del país.

La conducción de las mujeres ha sido una de las puntas de lanza de la lucha por sus derechos y una controvertida y espinosa cuestión en el reino, rechazada tradicionalmente por la mayoría del estamento religioso, que esgrimía razones religiosas y morales.

Sin embargo, el decreto emitido por el rey saudí Salman bin Abdelaziz para abolir el veto impuesto a las conductoras fue respaldado por los religiosos que se han adherido a las reformas, mientras que los más críticos han optado por el silencio.

Con información y foto de EFE

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!