Muere niño con desnutrición severa en el Domingo Luciani

Era varón, tenía dos años y para su edad pesaba unos escasos 4,5 kilos, un peso normal para un bebé de dos meses. El diputado a la Asamblea Nacional, Jorge Millán, denunció el pasado sábado, 19 de agosto, que un niño con estas características murió este fin de semana en hospital Domingo Luciani, en Caracas.

Efecto Cocuyo pudo constatar que el niño ingresó a la emergencia pediátrica del centro de salud, también conocido como El Llanito. Pasó cinco días en terapia intensiva y falleció el sábado 19.

De acuerdo con los galenos, el infante presentaba desnutrición severa y contrajo una infección producto de las bajas defensas. La madre del niño aseguró a los médicos que el bebé tenía vómitos desde hace un mes y comía los mismos alimentos que ingieren los demás miembros de la familia.

El pequeño no era el único desnutrido en la sala de emergencias del hospital. Un doctor, que prefirió no ser identificado por temor a represalias, indicó que todos los niños en la emergencia pediátrica están bajos de peso.

“No se ven como los niños desnutridos que uno imagina, pero sí tienen desnutrición leve y moderada“, dijo. Añadió que casos como el del fallecido del pasado sábado no eran comunes en la emergencia pediátrica del hospital hace tres años, pero que cada vez se han vuelto más frecuentes entre los ingresos.

El pasado 30 de mayo una niña de seis meses falleció en el mismo centro de salud. Pesaba tres kilos. Presentó un cuadro diarreico y fue diagnosticada con desnutrición severa.

La desnutrición infantil avanza silenciosamente en el país. En el hospital de niños J.M. de los Ríos los casos de desnutrición incrementaron 267 % en apenas un año. “En 2015 se registraron 30 pacientes con desnutrición grave, mientras que en 2016 ese número llegó a 110 pacientes”, indicó la doctora Ingrid Soto, pediatra y jefe de servicio de Nutrición, Crecimiento y Desarrollo del centro de salud.

El pasado 25 de junio, la pequeña Zoe Quintana pasó a engrosar las estadísticas de 2017. Tenía apenas dos meses de nacida y el acta de defunción indica que murió producto de una deshidratación. A la niña también le diagnosticaron desnutrición severa.

Este año las cifras del hambre siguen en ascenso y la crisis alimentaria avanza. Según los registros que lleva Soto, en el primer semestre de 2016 ingresaron 43 pacientes con desnutrición grave, mientras que en los primeros seis meses de este año fueron 50.