Muere bebé de 9 meses por desnutrición en Maturín

El pequeño William Hernández no había sido presentado por sus padres, pese a tener nueve meses. Su corta vida fue de todo menos placentera. Nació en junio de 2016, pero ya su papá andaba en malos pasos. Su mamá Joselin Hernández, de 21 años, ya cargaba con dos bebés a cuestas; uno de cuatro años y una de dos.

La joven vivía arrimada en casa de una tía en el sector Virgen del Carmen, en la parroquia Las Cocuizas al este de Maturín. Sin embargo, por su modo de vida fue echada de la vivienda y hace 15 días consiguió alquilar una pieza unas pocas cuadras más adelante, donde vivía con sus tres pequeños.

Este domingo, 5 de marzo,  los vecinos denunciaron que Joselin había dejado encerrados a sus niños desde el viernes y fueron los llantos desesperados de William, los que alertaron a la comunidad sobre la ausencia de la madre.

Ayer sábado acudieron a un puesto de la Guardia del Pueblo cerca del sector, con quienes abrieron la pieza y rescataron a los tres pequeños. Contaron que el bebé tenía un tetero con agua, quizá dado por sus hermanitos para tratar de calmarlo.

Al entrar a la habitación, la escena sorprendió a todos. Los tres bebés estaban acostados en una cama con signos de desnutrición y semidesnudos.  Fueron trasladados a la emergencia pediátrica del Hospital Universitario “Dr. Manuel Núñez Tovar”, donde William falleció la madrugada de este domingo por inanición.

Joselin se defendió de los señalamientos de los vecinos, quienes la acusaron de descuidar a sus pequeños.  Afirmó que organizaba un matiné (fiesta vespertina), como una de las formas de recabar dinero para mantenerse a ella y sus hijos. Y esa fue la única justificación de su ausencia.

Sin embargo, tras el fallecimiento de su último hijo el caso fue pasado a la Fiscalía del Ministerio Público y los otros dos hijos de la joven fueron puestos en una casa de abrigo a la orden del Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente.

Con información de Kaira El Yanhari
Foto: Reddys García

  • datastrategia

    Estas historias individuales culpabilizan a la madre y esconden la dimensión general de la dantesca tragedia humanitaria que vive Venezuela. Está muy bien contar historias pero si no se enmarcan y contextualizan se corre el riesgo de buscar los culpables donde no están…