“Mientras no haya antibióticos es difícil matar la infección”, explica hija de Nerys #HeridosEnProtestas

Este jueves 31 de agosto Nerys Alcalá cumple 46 días convaleciente. Aunque sus hijos aseguran que está mejor pues habla un poco. Está consciente y reconoce a las personas, pero la herida aún no cicatriza, la infección persiste y sigue necesitando antibióticos y otros medicamentos difíciles de conseguir.

“Todavía está segregando por la herida. Ha sido difícil conseguir las medicinas y, mientras no haya antibióticos, más difícil es matar la infección“, afirma Adriana Ugueto, hija de Nerys. Para Jhon Gómez, también hijo de Nerys, la situación “ha sido bastante difícil, pero gracias a Dios hemos ido superando cada una de las etapas de este proceso”.

Nerys fue herida en Catia el pasado 16 de julio, mientras la oposición venezolana llevaba a cabo en todo el país una consulta popular. Desde ese día, la dinámica de esta familia se ha modificado. Para Adriana, “todo ha cambiado, porque la prioridad ahora es el bienestar de ella, la prioridad es tratar de cubrir todas sus necesidades”.

Nerys fue intervenida y operada el 16 de julio en el Periférico de Catia. Luego, una infección en la herida obligó a los doctores a realizar una segunda intervención quirúrgica el 1 de agosto. Tras esta operación fue trasladada al hospital Pérez de León, en Petare, para su recuperación y, posteriormente, fue llevada nuevamente al Periférico de Catia donde permanece hospitalizada.

Explica Adriana que el dinero que se consigue es usado preferiblemente para comprar, por ejemplo, el antibiótico (piperacilina) o el antimicótico (fluconazol) que los médicos le han recetado a la sexagenaria.

La familia de Nerys posee pocos recursos económicos, vive en una de las comunidades populares de Catia y, desde hace 46 días, sufre la crisis hospitalaria que pacientes, médicos y enfermeros han denunciado en distintas oportunidades.

Ante la dificultad para conseguir las medicinas, Adriana explica que “el doctor ha considerado la posibilidad de cambiar el tratamiento, pero estamos esperando el resultado de varios exámenes”.

Otro reto para la familia de Nerys es cumplir con la dieta alimenticia indicada. “Ella tiene un dieta de mucho líquido; al hospital se le hace difícil cubrirle la dieta a algunos de los pacientes. Imagínate, una dieta distinta para cada paciente. No pueden. Nosotros estamos haciendo lo posible para cumplir con su dieta: le damos líquidos, le podemos dar galletas y también es importante que consuma proteínas”.

El apoyo de los miembros de la familia es un elemento que la hija de Nerys destaca como clave para afrontar el momento. “Somos pocos acá en Caracas, yo estoy trabajando, mi hermano tuvo que retomar también su trabajo, sin embargo, entre los que estamos aquí, ahí nos vamos bandeando, ahí vamos echando pa’lante”.

Quienes desean colaborar con la familia de Nerys Alcalá pueden ponerse en contacto con sus familiares a través del número telefónico 0412-0996602.

De Catia a Petare, el viacrucis de Nerys Alcalá herida en la consulta popular del #16Jul