Mientras exdirectiva festejaba con una garota, pacientes del Clínico solo comían arroz con lentejas - Efecto Cocuyo

Mientras exdirectiva festejaba con una garota, pacientes del Clínico solo comían arroz con lentejas

Diciembre fue un mes de festejos para la antigua directiva del Hospital Universitario de Caracas (HUC), pero no para sus trabajadores. La junta destituida, encabezada por el doctor Juan Fernando Alvarado, tuvo dos celebraciones navideñas, mientras que los médicos, las enfermeras, las camareras y el resto del personal operativo, apenas recibieron un bono hallaquero de 3.000 soberanos.

Este fue el primer agasajo del hospital, mejor conocido como El Clínico, a mediados de diciembre. Un festejo para “personal de alto nivel”.

“Los trabajadores que estábamos aquí empezamos a ver cómo un grupo de personas bajaron comida y refrescos de un camión y luego llevaron todo para arriba, a un almuerzo navideño con la directiva y el personal administrativo. Pensamos que podría ser para todos los trabajadores del hospital, pero no fue así”, denunció Denis Guédez, representante sindical, a Efecto Cocuyo.

Posteriormente, cerca de la víspera navideña, la entonces directiva volvió a celebrar, pero en un encuentro mucho más privado.

“Yo estaba de guardia el 26 de diciembre y creemos que el día del festejo con el grupo de samba fue ese día, porque se escuchaba música en el hospital, el retumbar de los tambores saliendo de la dirección. Al lado están los pacientes del servicio de Psiquiatría (y quienes trabajan allí) nos dijeron del ruido”, relató Arabia Piñango, enfermera del Clínico.

La filtración de varias fotografías confirmaron la fiesta con temática carioca que armaron los directores en su despacho. En las imágenes se ve al exdirector del HUC, el cirujano José Fernando Alvarado, y al exsubdirector, Pablo Castillo, junto a un grupo de samba y una bailarina de samba, más conocida como garota.

Castillo es precisamente quien negó la entrada de la donación de insumos de Médicos sin Fronteras al departamento de Cirugía del HUC en noviembre del año pasado. El lote incluía insumos básicos como sueros, yelcos, catéteres y colectores de muestras, que los mismos pacientes deben suministrar al centro de salud para ser atendidos.

“Cumplo en notificarle que por decisión de esta directiva no se recibirán donaciones por parte de dicha organización (Médicos sin Fronteras)”, reza una comunicación firmada por Castillo con fecha del 5 de noviembre.

Un show de samba como el que tuvo la exdirección del HUC, de una duración aproximada de 45 minutos, cuesta 40 dólares. Equivalente a siete salarios mínimos de los que entraron en vigencia este enero de 2019. Sin embargo, para la fecha del festejo equivalían aproximadamente a seis ingresos mínimos de ese entonces, de acuerdo al precio del dólar paralelo del momento.

Mientras la directiva festejaba, el Hospital Universitario cumplía más de un mes con los ascensores dañados. En total, el centro asistencial posee 10 elevadores, pero en diciembre ninguno prestó servicio. “Las mujeres embarazadas tienen que subir por la rampa hasta la sala de parto“, agregó Guédez.

Para la fecha de publicación de este trabajo, técnicos están reparando los ascensores que llevan a la torre de hospitalización.

La semana del 21 de diciembre los pacientes del hospital comieron arroz con lentejas para el almuerzo. La dieta se repitió en todos los servicios, independientemente de la patología y de las necesidades nutricionales específicas de cada persona.

“Arroz con lenteja fue lo único que le dieron a los pacientes, y tampoco había agua. Teníamos como tres meses sin agua”, apuntó Guédez.

Los familiares de pacientes debían suministrar las garrafas de agua potable para utilizarlas en el día de la operación, así como ir hasta la toma en la planta baja para poder abastecerse con algo de agua para asearse. 

Ahora, el sindicato del hospital denuncia que hubo actos de corrupción con la antigua directiva, pues aseguran que se canceló un monto para celebrar un festejo a todos los trabajadores del hospital y que al final nunca se materializó.

“El 21 de diciembre no hicieron la fiesta de fin de año y cuando llegó el 31 de diciembre nos dimos cuenta de que no nos iban a celebrar nada. Solo nos dieron ese bono de 3 mil bolívares soberanos”, lamentó el representante sindical. 

La indignación de los trabajadores superó el miedo que sentían a que la exdirectiva tomara represalias en su contra. “No me puedo quedar callada porque, cuando en mi casa no hubo nada que comer, ellos estaban viviendo la vida loca con los reales de nosotros”, finalizó Piñango.

Remoción

La noche del sábado 12 de enero se produjo un apagón en el HUC, que se prolongó 12 horas. Efecto Cocuyo pudo confirmar la muerte de dos pacientes que estaban conectados a ventilación mecánica. Sin embargo, cuatro días después de la falla eléctrica, las autoridades sanitarias aún no han dicho oficialmente cuántas personas fallecieron.

Lea también: “Tuvimos que envolver a los bebés y cargarlos para darles calor corporal”, enfermera del HUC

El lunes 14 de enero, trabajadores del HUC exigieron la destitución inmediata de la directiva. Tras la tragedia del sábado, el escándalo de la fiesta carioca y las denuncias de corrupción, Alvarado, Castillo y el resto de la directiva fueron removidos.

La vicepresidente Delcy Rodríguez anunció el lunes vía Twitter la instalación de una junta interventora en el principal centro asistencial del país, encabezada por el coronel Earle Siso.

Lea también:

Designan junta interventora encabezada por Earle Siso en el Clínico Universitario

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!