“Mi hija pelea entre la vida y la muerte”, padre al denunciar “emergencia humanitaria”

photo_2016-12-14_15-08-21

La hija de Carlos Falcón tiene 10 años y su sueño es ser médico nefrólogo. Cuando te enteras de que sufre de una patología renal y que gran parte de su vida la pasa en el J.M. de los Ríos es fácil entender porqué. Lo que no es fácil de entender es el sufrimiento que ella y sus padres viven diariamente por su patología.

“Mi hija está peleando entre la vida y la muerte”, dijo Falcón al subrayar que su sueldo, de Bs. 27.091, no le permite costear los gastos de la enfermedad. “He tenido gastos que superan los Bs. 40.000. A diario hay que hacerle los gases arteriales, los gases venosos. Son Bs. 4.000 al día. Un eco me costó Bs. 24.000. Mi esposa me acaba de avisar que le pidieron hacer una resonancia, y tragué grueso”.

Falcón fue uno de los más de 10 voceros de la rueda de prensa organizada por Codevida (Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida) y otras organizaciones aliadas para denunciar la situación de emergencia humanitaria. En ella participaron no solo representantes de varias ONG, también pacientes, como Anakay González, quien sufre de enfermedad inflamatoria intestinal y denunció que el medicamento que necesita no llega desde septiembre. “Es como vivir en una pesadilla de la que para despertar queremos gritar y no podemos”.

Otra representante de los niños fue Mayerlin Rodríguez, madre soltera de un niño de 3 años que necesita hemodialisis. Con voz quebrada y lágrimas en los ojos contó su lucha: es del interio del país y debe arreglárselas para llegar hasta Caracas semanalmente. “Si compramos el medicamento, no hacemos el examen. Si hacemos el examen, no podemos comprar el medicamento. Me ha tocado pasar por mucho… Ya basta de politizar esto, los niños no tienen la culpa”.

Por el J.M.de los Ríos también habló Katerine Martínez, quien denunció que este martes 13 de diciembre en el principal hospital de niños del país se dañó la última máquina de anestesiología disponible, por lo que cerca del 50% de los niños han tenido que ser enviados a sus hogares. De alta sin sanarse.

“El tomógrafo está dañado. Los papás tienen que hacer un viacrucis para conseguir los medicamentos, no hay ni ketoprofeno (analgésico)  ni epamin (anticonvulsivo)”, dijo la cabeza de la organización Prepara Familia, que calcula  en 90% la escasez de medicamentos en el hospital.

En la rueda de prensa se entregó tamibén un documento donde se establecen siete puntos: Es imperativa la apertura a la cooperación internacional humanitaria, las más altas autoridades de Gobierno (presidente, ministra de Salud, presidente del Ivss, magistrados del TSJ y Defensor del Pueblo) son los responsables de la situación y la Asamblea Nacional tiene la obligación de avanzar de manera conjunta en la implementación de la respuesta humanitaria. También, que la ayuda humanitaria debe regirse por principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia y debe realizarse con transparencia.

“La ayuda humanitaria implica el análisis del estado de los sistemas de salud y alimentario en Venezuela para la implementación de medidas de corto, mediano y largo plazo, con apoyo humano, técnico y financiero de los órganos creado para tal fin”, dice el documento.

También estaba Reymer Villamizar, de Amigos Trasplantados de Venezuela, y denunció que hay pacientes con rechazos de sus nuevos órganos por no tener los medicamentos. “Nos cuesta mucho lograr tener una segunda oportunidad de vida y la podemos perder”.

Marilyn Barrios también es trasplantada y desde que se realizó el procedimiento, hace cinco meses, nunca ha conseguido Valixa en una farmacia. Lo ha tomado porque lo ha recibido a través de donaciones. Hace más o menos un mes sufrió una infección urinaria que la llevó al Pérez Carreño, donde vio a su compañera de habitación perder su riñón luego de batallar contra la escasez de medicamentos.

“Pese a exhortos y recomendaciones, el Ejecutivo Nacional ha faltado a su obligación de informar debidamente sobre la gravísima situación en salud y se ha rehusado a cooperar con los mecanismos internacionales que han ofrecido visitas y asistencia humanitaria al país”, reza el documento.