Madre de Kluiberth: Que Dios ayude al muchacho que mató a mi hijo

 

Judith Valderrama

@juditvalderrama

El mensaje  que  Vivian Elias Nunes dirigió, este miércoles 25 de febrero, al Policía Nacional  que asesinó a su hijo Kluibert Roa, habla del tipo de  familia donde el niño creció: “Yo no le tengo odio. Él también tiene familia y de alguna u otra manera la mamá también estará sufriendo. Todo se lo dejo a mi Dios, porque duele más tratarlo con amor, que tratarlo con odio. Él sabrá en su conciencia y su familia. Eso es todo… y ese muchacho que me mató a mi hijo que Dios lo ayude, porque su conciencia va a ser más fuerte que hacerle un daño en persona”.

Este viernes 27, la madre de Kluiberth se reunió con el gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora.  A la salida del encuentro poco quiso decir a los medios de comunicación que aguardaban, para ella sólo hablar de paz le vale,  y agregó: “No quiero que los medios destruyan una familia”.

NunesMora635

El mandatario regional, por su parte, expresó sobre el caso: “Sáquenme del juego político yo no participó en circos que tengan que ver con actos contra la paz y los derechos humanos. Ayer, cuando hablé con el padre del niño se me quebró la voz y se me salieron las lágrimas”.

Flores frescas para Kluiberth

Carmen, cuyo apellido no reveló, caminaba a las 6:05 de la tarde de este viernes 27 justo por el frente donde asesinaron a Kluiberth Roa Nunes de 14 años, en la carrera 15 de  Barrio Obrero, en San Cristóbal, Venezuela.

En el lugar donde cayó, el martes 24 de febrero, hay un altar que, a pesar de las altas temperaturas que registra la ciudad esta semana, tiene flores frescas como recién cortadas. Carmen y otras vecinas del lugar limpian el espacio, pero son cientos de personas las que acuden a llevar flores el “mausoleo” improvisado en esa calle de San Cristóbal.

Carmen no se deja hacer fotos,  porque, como dijo, “las cosas están como para asustarse”, pero relató que los rezos comienzan a las siete de la noche. El novenario se inició el jueves a las seis, y la gente pidió hacerlos más tarde para poder asistir. Mientras tanto en la esquina un hombre avisaba que trancaría la vía: “Es mucha la gente que está viniendo mija, es que no dejamos de llorar ese niño. El viernes próximo es la última noche, imagínese cómo irá  a estar esto”.

No sólo flores, también hay consignas en el altar, y a lo largo de las cuadras hay muchos graffitis en las paredes con encendidos mensajes contra el gobierno, el gobernador y la Policía Nacional Bolivariana. Un cartel hecho a mano y de papel, colocado sobre el punto exacto donde cayó mortalmente herido el liceísta de 14 años de edad,  reza: “Kluivert Roa nació en Revolución y murió en Revolución cruel y estúpida. No vivió en democracia”, debajo y sobre el asfalto  se ven unos pequeños crucifijos, unos rosarios y dos velones.

F3 altar kluibert

Aun cuando Kluibert desde los tres años de edad iba a la iglesia Cristiana Cuadrangular, y fue bautizado en ésta a los 10 años de edad, en San Cristóbal la devoción católica de la gente mayoritariamente católica y la conmoción que ha causado su muerte,  hizo que se  recé en multitud en el lugar donde le segaron la vida.

 

 

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. Siempre es reconfortante contar con un medio independiente que nos mantenga informados de manera imparcial.

Leave a Reply