López Obrador no busca ser aliado de Maduro sino un “mediador”, según analistas

López Obrador no busca ser aliado de Maduro sino un “mediador”, según analistas

Aunque el nuevo presidente de México, Andrés López Obrador, es un dirigente de izquierda, su postura ideológica no lo compromete con el chavismo a juicio de analistas consultados.

El mandatario, que asumió formalmente el poder este 2 de diciembre en un acto protocolar al que asistió el presidente Nicolás Maduro, no busca ser un aliado del Gobierno venezolano sino un “mediador”, en opinión de la internacionalista Giovanna De Michele.

“Creo que va a querer jugar a la figura del nuevo mediador, el nuevo interlocutor, el que conserve la cercanía suficiente con el Gobierno como para persuadirlo de que se logre una salida política. No creo que esté dispuesto a inmolarse cuando su Gobierno está por comenzar”, expresó la profesora universitaria.

En entrevista concedida al Venezolano TV señaló que el 10 de enero “es un momento de quiebre para Venezuela” porque Maduro pierde su legitimidad de origen.

El internacionalista Carlos Romero manifestó que López Obrador es un dirigente de izquierda, pero moderado. “Siempre se ha mantenido en los parámetros del populismo, no podemos por ello equipararlo en la misma fila de los gobernantes radicales en América Latina, fundamentalmente de inspiración cubana como el sandinismo en Nicaragua o el chavismo en Venezuela”, aclaró a Efecto Cocuyo.

“Se inserta más bien en la corriente moderada que representaron los Kirchner en Argentina, (Luis Inácio) Lula da Silva en Brasil, Fernando Lugo en Paraguay, Evo Morales en Bolivia o (Michelle) Bachelet en Chile. Éstos no pueden ser categorizados como revolucionarios sino como reformistas”, manifestó.

Coincidió en que, aunque López Obrador asumirá una postura más neutral, no busca aliarse con Maduro.

“Estoy en desacuerdo con algunos sectores de la oposición que ya han condenado a López Obrador colocándolo como un presidente amigo y socio de Maduro. Si bien es cierto que no tiene la posición antagónica de (Enrique) Peña Nieto ni del PRI (Partido Revolucionario Institucional), se va a mantener en una situación equidistante, de cierta neutralidad frente al proceso chavista y frente a las acusaciones que hay sobre la legitimidad de Maduro a partir del 10 de enero de 2019”, destacó.

Aunque resaltó el cambio significativo del régimen político en México, país que liderada el Grupo de Lima, opositor a Nicolás Maduro.

El analista destaca el populismo contenido en las numerosas promesas del nuevo presidente mexicano como similitud con los líderes del chavismo, aunque descarta que tenga las mismas prácticas políticas.

López Obrador presentó su gobierno como una “cuarta transformación” y prometió acabar con la corrupción y la impunidad; militarizar para atacar la inseguridad, pero sin utilizar las fuerzas de estos cuerpos para reprimir; bajar los sueldos de altos funcionarios para aumentar los sueldos de los ciudadanos, entre otros.

La internacionalista Giovanna De Michele agregó que el gran debate de muchas cancillerías en el mundo es si cierran o no las embajadas en Venezuela a partir del 10 de enero. “Cerrarlas es una señal de ruptura de las relaciones diplomáticas en desconocimiento de un Presidente que no tiene legitimidad de origen, pero están conscientes de la importancia de permanecer en el país como ojo avizor de lo que está pasando en el país y para cooperar en futuras ayudas internacionales”.

Lea también:

Maduro reitera a López Obrador disposición para trabajar con su Gobierno

Foto: La Hora

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!