Liberaron a rehenes después de una semana en manos de presos de la PGV

A la medianoche de este domingo 7 de agosto, los 20 secuestrados que permanecían como rehenes de los privados de libertad de la Penitenciaria General de Venezuela (PGV) ubicado en el estado Guárico. Tenían siete días retenidos por el líder de los reclusos conocido como “Franklin Viruviru” y sus secuaces.

“¡Salieron, salieron! Están en la 26 de julio en servicios médicos. Qué alegría”, así se avisaron los parientes de los trabajadores del Ministerio para Servicios Penitenciarios que el lunes 1 de agosto fueron secuestrados. Este mensaje llegó a las 8:00 de la noche, pero pronto la alegría cesó, pues solo se trataba de la liberación de siete rehenes y no de la totalidad.

Al parecer a esa hora, al penal de Guárico habían sido trasladados los últimos cuatro detenidos, cercanos al “pranato” (líderes entre los reclusos) de la PGV, por lo que la liberación de los secuestrados no se dio completa en horas de la noche. “Vienen de Caracas. Estiman que a las 12:00 mas o menos lleguen. De ahí a la madrugada están liberándolos”, informó otro familiar de las víctimas.

El pronóstico se cumplió. A medianoche los últimos 13 secuestrados salieron hacia el penal contiguo, el 26 de Julio, entre los que se encontraban profesores, personal de administración y mantenimiento. Allí fueron atendidos por doctores para corroborar su estado de salud y luego les abrieron las puertas para que se reunieran con sus familiares que se encontraban afuera, mezclados con los parientes de todos los reclusos que fueron trasladados a la PGV.

“Todos fuera, muchachos, buenas noches. ¡Qué alegría sentimos de salir de esta pesadilla!”, manifestó el yerno de uno de los secuestrados, quien tiene más de 30 años trabajando para el sistema penitenciario como docente.

Para que esta alegría llegara a cerca de 50 familias venezolanas,  fue necesario que otras 2.000 entraran en el círculo de angustia que genera un traslado hacia un recinto carcelario alejado del circuito penal que le corresponde a la causa del detenido y a uno en el que mandan los delincuentes.

Dos mil. Esa fue la cuota de nuevos ingresos que pidió “Franklin Viruviru” como condición para soltar a los secuestrados. “Como necesitan dinero, Viruviru dio la orden de secuestrar a los funcionarios para que trasladen más presos a la PGV y así tener más dinero extra para cobrar la causa (extorsión semanal que deben pagar los internos por su seguridad)”, explicó un pariente de uno de los líderes en la cárcel de Guárico.

El jueves 4 de agosto, el viceministro José Rangel Ávalos ingresó a la PGV para negociar con los líderes del conflicto, mientras que desde el miércoles el director de Régimen y Custodia del Ministerio para Servicios Penitenciarios, Wilmer Apostol, se encontraba en el recinto.

“Me dijo que todo fue gracias a José Vicente Rangel hijo. Que la ministra nunca apareció“, dijo la novia de un administrador que salió a la medianoche de la PGV.

Foto: Twitter David Smolansky

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply