Las deudas de salud de Venezuela en el Día Internacional de DDHH

photo_2016-12-06_17-46-27

Llegamos al 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, y la situación de Venezuela en el tema deja mucho que desear.

“El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano”, establece la Constitución de la Organización Mundial de la Salud. Es decir, todo ciudadano debe poder acceder a servicios de atención en salud -de calidad suficiente- de forma oportuna, aceptable y asequible. Sin embargo, las ONG concuerdan en que eso en el país no se cumple.

Para Carlos Walter, exministro de Salud del país, las deudas de la gestión actual empiezan desde la desinformación. Pone como principal ejemplo la epidemia de difteria, diciendo que de acuerdo al marco jurídico del país referente al tema salud (Constitución de la República, Ley Orgánica de Salud, Ley Orgánica de Seguridad Social y Reglamento de MinSalud) es responsabilidad del ministerio informar sobre el tema.

“Deben decir cuál es la situación epidemiológica que existe en el país”, dijo el doctor, al señalar también que el último boletín epidemiológico del país se publicó a finales de junio de 2015.

“¿Cómo es posible que no exista la información que permita al personal de salud conocer que existe difteria y cómo está avanzando?”, increpó el galeno. Por la desinformación no se garantiza que los servicios de salud tengan atención adecuada. Pero esto es solo la punta del iceberg: lo realmente grave es que tampoco hay medicamentos.

Además dijo que “(el Gobierno) tiene que garantizar una atención adecuada, un tratamiento de calidad. ¿Cómo lo hacen si no tienen los medicamentos? Se vulnera el derecho a la salud por la ineficacia e ineficiencia del Ministerio”.

Este mismo argumento lo comparte Francisco Valencia, de la ONG Codevida, quien asegura que en el país desde hace unos años se viola el derecho a la salud y a la vida “porque el Gobierno no garantiza el acceso a los medicamentos ni a las atenciones de salud. Además, los organismos internacionales establecen que se deben garantizar así sea activando mecanismos de cooperación internacional, y eso se ha violado. Y sin ninguna garantía de que eso pueda ser solventado”.

Valencia denunció también la opacidad de la información. “El Gobierno se ha encargado de negar la situación de salud que claramente se ha agudizado. La escasez de medicamentos de alto costo, por ejemplo, está rondando el 90%, y calculamos que para el primer trimestre del año que viene, la situación empeorará. No se garantizan los insumos para las personas que ingresen a los centros hospitalarios. Tampoco la alimentación“.

Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, denunció que la deuda de los DDHH del país también pasa por la discriminación a personas con VIH, que “son víctimas a diario de esta discriminación, por eso en la Semana Mundial de la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, el tema de la exclusión debe ser considerado en todas las acciones de reflexión y concienciación que se desarrollen”.

Feliciano Reyna, de Acción Solidaria, le suma a esto la escasez de medicinas e insumos que necesitan los pacientes con esta condición. Denuncia que ni siquiera se ha hecho un estudio en el terreno para determinar la cantidad de personas que podrían tener el virus, “y esto debe ser el inicio de cualquier plan para abordar la situación”.

Además, durante este año se han registrado fallas graves en los tratamientos antirretrovirales: Faltó el raltegravir, que afectó a 1.500 personas y el atazanavir, que perjudicó a 14.000. “Si bien es cierto que una persona que detiene el tratamiento, vamos a decir, por unos tres meses, no se va a morir, es un peligro. Y también es un daño severo para la salud mental, es incertidumbre, angustia, preocupación”, dijo Rodríguez.

  • rutani

    la deuda de los criminales opositores con el país es incalculable
    ya que si nos vamos por la salud en una clínica
    opositora que todas opositoras te dejan
    sin un centavo y tienes que ir a parar a un hospital público cuando te dejan en
    cero las cuentas y hasta ahí el que vendió
    el carro la casa y todos sus bienes y queda en un hospital público limpio y
    pelando además de la convalecencia y que
    los laboratorios de las multimillonarias empresas no sacan a la venta los
    medicamentos para que usted termine de curarse cuando esta gente pagara su deuda
    con el pueblo y la humanidad eso no lo dicen estos medios.