La masacre más grande de EEUU dejó más de 50 personas asesinadas en Las Vegas

Stephen Paddock, de 64 años de edad, acabó con la vida de al menos 50 personas. Desde el piso 32 de un hotel de Las Vegas, el hombre descargó al menos en dos oportunidades el cargador de un fusil contra los espectadores de un concierto de música country que terminó este domingo, 1 de octubre.

“En este momento hay más de 50 muertos y por encima de 200 individuos heridos“, informó la Policía Metropolitana de Las Vegas sobre lo que ya se considera la peor matanza masiva en la historia de los Estados Unidos.

En una rueda de prensa, el jefe de dicho cuerpo policial, Joe Lombardo, aseguró que el homicida se trataba de Stephen Paddock, de 64 años, un residente local de Las Vegas cuyos motivos por ahora son una incógnita. “En este momento no sabemos cuáles eran sus creencias“, dijo Lombardo, quien aseguró que la investigación sigue abierta.

Tras ser alertados del tiroteo en el concierto se desplegó un operativo en el Hotel Mandalay, donde ocurrió el crimen, entre la policía local y la unidad élite del Federal Bureau of Investigation (FBI), Special Weapons And Tactics (SWAT).

“A través de la investigación logramos determinar que los disparos procedían del piso 32. Los agentes que acudieron se enfrentaron al sospechoso en ese lugar y actualmente está muerto”, afirmó en la rueda de prensa el jefe policial.

Dentro de la investigación, la policía cree haber dado ya con la acompañante del atacante, Marilou Danley, una mujer de origen asiático de 1,50 metros de altura y 50 kilos de peso que viajaba con él y a quien desean interrogar sobre el caso.

Las autoridades consideran que el hombre actuó solo, lo que en la jerga policial estadounidense se ha dado en llamar un “lobo solitario”.

El acceso al sector sur del bulevar Las Vegas se mantiene cerrado. Es una vía que sirve de columna vertebral a la ciudad del juego y constituye una de sus estampas más características por la sucesión de hoteles y casinos con sus anuncios luminosos.

Mujer que presuntamente acompañaba al pistolero

Los hechos

El ataque tuvo lugar en la noche del domingo, cuando junto al hotel Mandalay Bay de Las Vegas se celebraba el cierre del festival de música country “Route 91 Harvest”, que duró tres días.

A las 22.08 horas (05.08 GMT del lunes) empezaron a sonar las ráfagas de disparos de un fusil de asalto, mientras el cantante Jason Aldean actuaba en la jornada de cierre del festival de música country. Según los testigos, las detonaciones se confundieron con la explosión de tracas de petardos, pero poco a poco el pánico se contagió entre los asistentes cuando se empezaron a ver personas cayendo heridas por las balas.

La escena fue registrada por numerosas personas que grababan el concierto con sus teléfonos móviles y que posteriormente publicaron las grabaciones en sus cuentas en las redes sociales de internet.

En estos vídeos se pueden escuchar claramente largas ráfagas de disparos mientras se ve a la gente correr despavorida, de pie preguntándose qué sucede o tirada ya sobre la hierba protegiéndose de las balas o ya víctima de ellas.

“Abajo, quédense abajo”, se escucha a una mujer en uno de ellos, mientras otra persona grita que lo que hay que hacer es salir corriendo, antes de que surja el estruendo de otra ráfaga de fusil, de cuyo origen no parecen tener la más mínima sospecha.