Ivss anuncia llegada de cuatro inmunosupresores, pero aún escasean otros cinco

El recién destituido presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), Carlos Rotondaro, informó este viernes 24 de noviembre sobre la llegada de cuatro medicamentos inmunosupresores para pacientes trasplantados. El Micogenolato Mofetilo, las Ciclosporina de 25mg y 50mg y el Tacrolimus está previsto que lleguen a las farmacias de alto costo a partir del próximo 27 de noviembre.

Sin embargo, en la lista difundida por Rotondaro faltan otros seis medicamentos que necesitan los pacientes para evitar que se produzca un rechazo de órgano: Prednisona, Micofenolato Sódico, Certican, Aziatoprina y Sirolimus.

El expresidente del Ivss informó que la adquisición de los medicamentos se dio gracias al trabajo en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y las autoridades venezolanas en materia sanitaria. Sin embargo, no precisó la cantidad de cajas que estarán disponibles en las farmacias del Seguro Social, sino las cápsulas que ingresarán al país producto del convenio.

Francisco Valencia, paciente trasplantado y presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), denunció que la cantidad anunciada por Rotondaro es insuficiente para cubrir la demanda de los pacientes trasplantados y que en el listado faltan medicamentos que no se consiguen en el país.

El anuncio de Rotondaro se da tres días después de que su destitución fuese publicada en Gaceta Oficial, con fecha del 21 de noviembre. Tras 10 años en la presidencia, el cargo pasó a ser ocupado por el ministro de Salud, Luis Salerfi López Chejade.

También se produce en medio de protestas de pacientes dependientes del Ivss. El pasado lunes, 20 de noviembre, los trasplantados alzaron su voz para alertar sobre la escasez de medicamentos y denunciar la muerte de dos venezolanas con esta condición: Yamilexi Reyes y Belkis Solórzano, quienes fallecieron este mes por no tener los inmunosupresores que necesitaban.

Lea también:

“Me queda un día menos”, pacientes crónicos tienen sus tratamientos contados