“Hasta hoy las podemos ayudar”, dijo Min-Salud a madres del J.M. de los Ríos alojadas en hoteles

Elsa Monroy tiene siete meses de embarazo y duerme en una silla de metal en la sala de espera de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica del J. M. de los Ríos. Desde el sábado 7 de abril debe dormir sentada porque ese día la desalojaron del hotel La Orquídea, donde se hospedaba mientras su hija recibe cuidados intensivos. El Ministerio de Salud corría con los gastos de la estadía de esta y otras madres, pero el pasado miércoles 4 de abril cerraron las oficinas que tenían en el hospital de niños. Las ayudas se acabaron.

Recoja sus cosas que hasta las 12 del mediodía es que podemos prestar el servicio“, le dijo el personal de La Orquídea a Elsa el sábado. La madre obedeció.

Leonardo Monroy, pareja de Elsa, debe dormir en un área llamada “la jirafa“. El espacio es una especie de patio techado. Duerme sobre unos bancos de cemento y solo tiene su cobija para arroparse. Allí, dijo, también duermen otros padres.

“Nosotros somos de Los Teques (Miranda), pero nos dieron la ayuda porque yo estoy embarazada y mi hija tiene un coma y está en la Utip. Mi esposo es el único que puede ayudarme a medio moverse con las cosas de la niña”, explicó Elsa, cuya bebé de un año fue internada tras una operación para eliminar las células cancerosas que tiene alojadas en el sistema nervioso.

Elsa y su pareja tienen sus pertenencias apiladas en dos casilleros de madera en la unidad de terapia

Siete madres de pacientes del J. M. de los Ríos permanecieron en el hotel La Orquídea. Según las representantes, trabajadores del hotel les dieron plazo de salir hasta este lunes 9 de abril. Otras se marcharon a sus ciudades natales o están en casas de familiares.

Las protestas por el desalojo de las madres y el cierre de la oficina de atención al ciudadano del Ministerio de Salud dentro de las instalaciones del hospital iniciaron el pasado jueves 5 de abril en la noche, con una manifestación nocturna, y se extendieron hasta el sábado.

Las madres incluso se trasladaron con sus hijos a la sede del Ministerio en Plaza Caracas para exigir una respuesta por el cierre del despacho que canalizaba las ayudas para costear hospedaje, comidas y exámenes médicos. Nunca fueron atendidas.

Hoteles también esperan respuesta del MinSalud

La Orquídea, El Jardín de la Estrella, Lucas, Renovación y Las Mercedes son los hoteles ubicados en los alrededores del hospital J. M. de los Ríos y que ofrecían alojamiento a madres, padres y pacientes. Al igual que los representantes, los encargados también se mantienen a la espera de un pronunciamiento del MinSalud.

“A nosotros nos llamó una persona encargada del Ministerio de Salud y nos dijeron que hasta hoy (lunes 9) podían ayudar a las mamás”, indicó Alirio, encargado del hotel Lucas, donde hay unas 12 habitaciones dispuestas para los pacientes. “Algunas incluso se fueron el fin de semana” tras informales el plazo máximo, agregó.

En el hotel ubicado a una cuadra del hospital, las habitaciones van desde los 600 mil bolívares hasta el millón. Los tratos con el Ministerio de Salud para hospedar a quienes vienen del interior del país iniciaron en noviembre de 2017, pero la orden fue cancelar las cuentas este lunes.

En El Jardín de la Estrella están igual que las madres y se mantienen a la espera de una respuesta del Ministerio; mientras que con Renovación y Las Mercedes la cartera de Salud tiene sendas deudas. Al primero aún no le paga dos semanas de alojamiento, mientras que al segundo debe una, según indicaron los encargados de ambos sitios.

En La Orquídea se negaron a dar información sobre cuántas madres están alojadas actualmente y si las cuentas del ministerio están solventes.

Pese a las ayudas de los buenos samaritanos, las madres continúan a la expectativa y esperan que el Ministerio de Salud pueda darles una respuesta.

A punta de solidaridad

Las muestras de solidaridad se hicieron sentir luego de las protestas realizadas por las madres la semana pasada. Este lunes 9 de abril, padres y madres recibieron alimentos de parte de vecinos y varias fundaciones.

Organizaciones y particulares también manifestaron su deseo de apoyar a los niños que vienen del interior del país y que requieren alojamiento. “Hay personas que nos han dicho para pagar una semana de hospedaje y que nos quieren colaborar con eso, con lo que antes hacía el Ministerio“, dijo Xiorelys Gil, quien vino desde Barlovento (Miranda) con su hijo de cinco años para tratarle la leucemia.

Este lunes, Elsa podrá dormir en una cama por primera vez desde hace tres días gracias a las donaciones hechas para hospedaje.

(Visited 36 times, 1 visits today)

Comentarios

¡Suscríbete!