Familiares de víctimas de la OLPH protestaron por ajusticiamientos contra inocentes

photo_2017-03-14_12-35-06

Yohny Arias tenía 18 años y estudiaba 5to. año en el liceo Luis Cárdenas Saavedra en El Valle, Caracas. El viernes 10 de marzo se preparaba para ir a clases cuando unos 10 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana ingresaron a su casa y empezó la pesadilla para su familia. Lo mataron a él y a su hermano.

Todo empezó entre las 5:50 am y las 6:00 am, según recuerda su hermana Yoerlys, quien apenas tiene 15 años. A esa hora comenzó la Operación Liberación Humanitaria del Pueblo (OLHP) en El Valle, que dejó un total de nueve muertos. Cuenta que a su mamá la metieron a golpes a su cuarto, en la planta alta de la casa. A su hermana mayor, de 22, le dieron una cachetada que la impactó con la pared y la dejó atontada. Luego, se las llevaron a las tres, en pijamas, a la estación policial. En su casa se quedaron sus dos hermanos y un tercero, que, según testimonios de vecinos, era un malandro apodado “Mortadela”.

No volvieron a ver ninguno de los tres hasta la tarde del sábado, cuando les entregaron sus cuerpos baleados. Cuando su papá, que se acercó a la casa a buscar al menor y llevarlo al colegio, pidió verlo, le dijeron que todo estaba bien y que él estaba sentado en la sala, que estaba hablando. No le dejaron pasar. Lo más probable es que a esa hora su hijo estaba ya muerto.

A su mamá le dijeron que le iban a sembrar droga, la amenazaron con matarla. Eso no pasó. Tampoco pasó lo que también le dijeron: que le iban a entregar a su hijo vivo.

Cuando regresó a casa no solo se encontró el vacío de no tener a sus hijos, también encontró muchas cosas menos. Denuncian que se llevaron la licuadora, la computadora, cadenas y hasta zapatos.

Su papá, que también se llama Yohny, estuvo protestando junto a los jóvenes del liceo este 14 de marzo. Los cuerpos de sus hijos apenas tenía dos días de ser enterrado. Como familiares, pedían justicia, que se investigue el caso. Con pancartas que rezaban: “Las OLP están matando a nuestros estudiantes”, trancaron el paso de la Calle 4 de El Valle, exigiendo la presencia del Defensor del Pueblo o alguna autoridad del Ministerio de Justicia, que nunca llegó.

Con ellos también estaba Alex Yorman Vegas, papá de Alex Johan Vegas, un joven de 16 años que también falleció durante el operativo. Según contó su papá, a él lo mataron en su cama, en pijamas. 

A él, a su esposa y a su hija de 10 años se los llevaron a la comisaria de San Bernardino, donde los tuvieron hasta pasado mediodía. Nunca le dijeron nada de porqué estaba pasando esto, pero él tiene la certeza de que su hijo no era delincuente. Por el contrario, acaba de empezar a trabajar “porque la situación está muy dura”.

Hace apenas tres meses había nacido su hija, que ahora queda sin padre. Yohny recibió un tiro en la garganta y otro en el abdomen, mientras que Alex uno solo en el pecho. Fulminante.

Según explicó Rafael Uzcátegui, de Provea, operaciones así donde del lado de los presuntos antisociales se registra una cantidad importante de fallecidos y heridos, pero no hay ni un funcionario fallecido o herido, son calificadas como “ajusticiamento”, según la Comisión Nacional de Reforma Policial.

Ahora que las OLP pasaron a llamarse OLHP, la madre de Yohny se pregunta qué significa ese H, “¿humanista u homicida?”.