Familiares de presos políticos y caídos en protestas piden reunión en la OEA

“Aquí estamos todas las mamás a las que nos han hecho llorar”, dijo una de las tantas mujeres que asistieron este viernes, 11 de agosto, a la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Caracas para pedir que el organismo multilateral no abandone el debate en torno a la situación en Venezuela.

Junto a ella estaban familiares de caídos en las protestas y de perseguidos y presos políticos que fueron a apoyar la propuesta del secretario general Luis Almagro de convocar a una reunión de cancilleres en Washington DC para denunciar en el país latinoamericano.

“Le pedimos (a Almagro) que no nos deje solos. El caso de mi tío es un ejemplo: tiene 20 días desde que fue detenido”, denunció Mariana Matos, sobrina del magistrado Ángel Zerpa, detenido el pasado mes de julio por efectivos del Sebin.

El abogado inició una huelga de hambre para protestar por su arbitraria detención y sus familiares no han podido verlo desde que fue privado de libertad. “Hemos ido todos los días al Sebin y no hemos logrado verlo. Estamos preocupados por su salud. Es hipertenso y tiene una condición gástrica severa que podría empeorar con la huelga y causarle la muerte”, dijo.

Matos no fue la única que denunció vejaciones ni tratos crueles hacia los presos políticos. La hermana del diputado Gilber Caro, Yeidy Caro, denunció que no lo dejan ni asomarse por la ventana en la celda en donde permanece recluido. María Fernanda Mendoza alertó que su hermana, Steyci Escalona, tiene un hongo en la piel que contrajo en el centro de reclusión.

Familiares de Juan Pernalete y Neomar Lander —ambos caídos en las protestas— estaban en el sitio, pero también los parientes de los militares de la Aviación detenidos en 2014 por el llamado “Golpe Azul“. Todos suscribieron un documento que entregaron en la sede de la OEA en el que agradecen a Almagro por su apoyo y piden que se convoque la reunión de cancilleres que el uruguayo propuso para tratar las denuncias de violaciones a los derechos humanos en el país.

“Aquí no estamos nada más por los caídos. Aquí también estamos por los presos políticos y por la crisis humanitaria“, dijo Zugeimar Armas, madre de Neomar Lander. Lamentó que la Mesa de la Unidad Democrática no haya llamado a la calle luego de las 36 muertes registradas en las elecciones a la Constituyente y pidió no abandonar las protestas.

Sobre la inscripción de los partidos políticos a los comicios regionales, Armas dijo: “Yo creo que eso es una burla porque a nosotros nos pidieron salir a la calle por la libertad de Venezuela. Hay que crear consciencia porque aquí hay que seguir de pie”.

Gustavo Sánchez Andara, ex preso político de las protestas de 2014, pidió a la oposición respetar la voluntad expresada por la gente en la consulta popular convocada por la MUD. “¡Que se haga respetar el mandato del 16 de julio!”, expresó.

También dijo que espera que la región se siga pronunciando “en contra de la dictadura” para no dejarle ningún espacio y dijo que la persecución no es solo a los magistrados ni a los presos políticos, sino a toda la población.

“Ya entregamos el documento y solicitamos a Almagro una reunión con los presos políticos y familiares de víctimas”, dijo.