Gobierno de Israel no autoriza emigración a tres familias judías venezolanas

No es que nos estemos muriendo de hambre. Estamos exigiendo un derecho que, como judíos, nos corresponde”, explicó a Efecto Cocuyo Franklin Pérez Maldonado vía telefónica. Pérez es padre de una de las tres familias de Maracay que se convirtieron al judaísmo y que pidieron el aliá, palabra que se utiliza para referirse a la emigración a Israel. Sin embargo, autoridades israelitas manifestaron su negativa a los inmigrantes tras considerar que no cumplían con los requisitos necesarios para facilitar la nacionalidad. 

Hace tres años, indicó Pérez, su familia se convirtió al judaísmo en Santa Marta, Colombia. Sin embargo, el licenciado en Filosofía que ejerció la docencia en la Universidad Central de Venezuela y en el Instituto Pascal en Cagua aseguró estudiar la religión desde 1995.

“En mi caso, la conversión fue más una decisión intelectual que religiosa. Lo asumo como una guía ética moral”, dijo. Para prepararse, su familia contó con la guiatura del rabino colombiano Juan Mejía, quien les impartió conocimiento en clases presenciales y virtuales. 

Al igual que el núcleo familiar de Pérez, otras dos familias también compilaron los requisitos que exigía la Agencia Judía para procesar el trámite. Ninguna solicitud fue aceptada por el Ministerio de Interior israelí. “Nosotros nos enteramos de que había sido negada por el artículo que salió en el Haaretz (un medio israelí que publicó la noticia). Ni la Agencia Judía ni el Ministerio nos han enviado la información”, aseguró.

De acuerdo con Pérez, el proceso para solicitar el aliá, que normalmente tarda hasta mes y medio, se volvió cada vez más engorroso para su familia. La solicitud realizada en marzo de 2016 fue procesada en agosto de ese mismo año, luego de que la agencia considerara que la familia reunía todos los criterios.

Sobre el caso de los nueve venezolanos, Yigal Palmor, portavoz de la Agencia Judía, indicó a la agencia de noticias Efe que “es necesario cumplir todos los criterios de la Ley del Retorno y, en este caso, el Ministerio de Interior ha considerado que no se han cumplido”.

El organismo israelí señaló que las familias “no pertenecían antes de su conversión a ninguna comunidad judía y no tomaron parte en la vida comunal ni antes ni después de su conversión”. No obstante, Pérez aseguró que su familia se unió a una comunidad israelita de Valencia hace dos años.

“Una de las razones por la que no se aceptó la solicitud es que nosotros no participamos en una comunidad reconocida; pero nuestra comunidad en Valencia está reconocida por la Asociación Israelita de Venezuela“, expresó. “El problema de fondo es que no somos ortodoxos”, dijo sobre el rechazo de su solicitud. 

Para Pérez, la intención de su familia de migrar a Israel apareció luego de que comenzara “el desastre en Venezuela“. Añadió que él y su pareja quieren que sus hijos crezcan en un ambiente judío; sin embargo, las dificultades del país les juegan en contra.

“Es muy difícil en Maracay, en Valencia e, incluso, en Caracas”, indicó. Practicar su religión en la forma de alimentarse es complicado de cumplir. “Hemos tenido que ser vegetarianos porque se nos complica conseguir carne kosher o vino kosher (alimentos aprobados por el rabino) en Maracay”. 

A pesar de lo reseñado en el medio israelí Haaretz, donde se señala que los nueve solicitantes “solo comen una vez al día, porque es imposible conseguir comida en los supermercados vacíos”, Pérez negó que su situación sea tan extrema. “Nosotros tenemos los mismos problemas que tienen los otros venezolanos”, dijo.

Las tres familias han pedido que se revisen sus casos y que se considere la posibilidad de emigrar a Israel. Sin embargo, ante la solicitud de los venezolanos, Efe publicó que el Ministerio de Interior insistió “en el cumplimiento de las exigencias para evitar que se manipule el tema de la conversión con motivaciones de tipo económico”.

Pérez y su familia se encuentran nuevamente a la espera de una respuesta. Mientras tanto, vuelve a insistir en el motivo de su conversión. “Nosotros no estamos pidiendo el aliá porque no tengamos qué comer; sino porque simple y llanamente queremos que se nos reconozca nuestro derecho“, sentenció.

(Visited 11 times, 8 visits today)
  • julio

    Dios es uno solo y ya el prometio bendecirte vallas al pais que vallas estes donde estes solo tienes que tener fe.

  • job alberto bravo guerra

    la actitud de la comunidad judia es siempre es la misma. primero a cualquiera que los critique lo tildan de antisemita, nazi y se victimizan escudandoze en el holocausto de la IIWW, pero por otro lado le hacen a los palestinos lo mismo que le hicieron a ellos en europa y me refiero es a quitarle sus tierras y casas y mantenerlos en un ghetto llamado la franja de gaza. Las comunidades judias en otros paises son racistas, viven aisladas, tienen sus propios colegios a los cuales no pueden asistir los demas niños, tienen clubes exclusivos para ellos y hasta cementerios donde solo estan ellos, a esa familia se le nego la entrada a israel por no tener un apellido judio. Se que por este comentario saltara algun judio a llamarme antisemita o cualquier otro insulto.

    • Jose Nuñez

      Hay que saber escojer con quien andas, los liceos judios enseñan hebreo y fiestas biblicas, estas dispuesto a vivir eso? en Israel viven mas de un millon de arabes, cuantos judios viven en Gaza? ninguno. Dios libre su alma.

      • job alberto bravo guerra

        En eso tiene razon Jose, hay que saber escojer con quien andas, por eso evito andar con cualquier fanatico religioso, ni creo en las religiones escritas por los hombres, dios es uno solo y obrar como buen ser humano en el amplio sentido de la palabra es lo que hago