Esta Navidad al menos 30 familias buscaban a un ser querido en la morgue de Bello Monte - Efecto Cocuyo

Esta Navidad al menos 30 familias buscaban a un ser querido en la morgue de Bello Monte

Franklin Machado Machado, de 34 años de edad, murió el 24 de diciembre. Una parada en un bar cercano a su casa a las 4:00 am; un brindis por las festividades y un acto de buena vecindad le costó la vida. Delincuentes tomaron las cervezas que Franklin brindó a los presentes, vieron que llevaba efectivo encima y eso fue todo. Se lanzaron por él.

Ahora, Franklin es un maracucho al que le fue asignado el número 368 del mes, número que indica que hasta la mañana del jueves 368 cadáveres habían sido ingresados en la morgue de Bello Monte. El hecho ocurrió en la avenida principal de Maca, Petare.

Su tía, María Machado, indicó que la noche del martes ella habló por teléfono con su sobrino. Este le aseguró que pasaría por Baruta a buscar unos zapatos para sus siete hijos que viven en Zulia. “De regreso se quedó en un local cerca de donde vive y allí los malandros vieron que tenía dinero en el koala. Dicen que tenía como 100.000 bolívares, el dinero que había ahorrado para comprarle ropa y zapatos esta Navidad a sus niños”, contó la mujer.

A las 5:00 am ella se enteró. Un sobrino que vive en Maracaibo la llamó por teléfono y le pidió que verificara si era verdad que a Franklin lo habían matado. Tras un par de llamadas más, la verdad surgió. Sí, había sido asesinado y se encontraba tirado en un callejón que comunica con la vía principal de Maca. Los testigos le dijeron que el hombre intentó escapar en la moto Susuki de su propiedad, pero los delincuentes lo alcanzaron y le dispararon.

Le robaron el celular y el bolso donde llevaba el dinero. La moto quedó en el sitio. El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) lo trasladó a la morgue a las 7:00 am.

Franklin trabajaba como albañil y el domingo 27 viajaría a Maracaibo para encontrarse con sus hijos. María comentó que será enterrado en esa ciudad.

Como María Machado, otras 29 familias tendrán que pasar las navidades realizando trámites en la medicatura forense. Una fuente extraoficial señaló que al menos 15 de ellas aún no habían llegado a Bello Monte porque los cadáveres seguían en hospitales o en la vía pública.

Otro albañil fue víctima del hampa a las 3:00 am del mismo día. En la avenida principal de Los Mangos de Santa Cruz del Este había una fiesta callejera. Cerca de 10 personas estaban reunidas alrededor de un carro con música a alto volumen cuando un grupo hombres encapuchados acabó con la parranda.

“Robaron a todo el mundo, pero mi hijo estaba tratando de negociar con la banda. Les decía que no le quitaran el dinero que eso era para sus chamos. Que se fueran a robar a otro lado”, relató Jesús Díaz, padre de Keibel Jesús Díaz Correa, de 26 años de edad, quien fue asesinado en ese incidente con el hampa.

“No pueden manchar su nombre”

Hace dos días mataron a Danny Miguel Reyes, de 30 años de edad. Este viernes, día de Navidad, sus parientes seguían esperando que les entregaran el cuerpo para hacerle los actos fúnebres. A él lo mataron en un presunto enfrentamiento con el Cicpc y ahora deben esperar que la supuesta víctima identifique que él fue quien la atacó: reconocimiento post mortem, técnicamente hablando.

El problema, según su hermana Gleodelys Batista, es que a Reyes lo mató el Cicpc, porque lo confundieron con el delincuente que lo quería robar. El 23 de diciembre, Danny Miguel fue al Banco Caroní de la avenida Lecuna junto con su sobrino, oriundo de Anzoátegui. Hizo un depósito a sus hijos y sacó 5.000 bolívares para pasar en la casa de su mamá, en Charallave, la Nochebuena.

IMG_20151225_092901

Cuando estaban cerca de una de las estaciones del Metro de Teatros, a las 2:30 pm sacó el teléfono para avisarle a su hermana que ya había hecho las diligencias. En ese momento un ladrón lo apuntó con un arma y le pidió el celular. La reacción de Danny Miguel y su sobrino fue correr en diferentes direcciones.

El sonido de un tiro hizo que el joven detuviera la carrera. Cayó en cuenta de que un motorizado había sido herido, pero no sabía si su tío estaba bien. Su celular sonó a las 2:38 pm y era Danny Miguel, le dijo que lo fuera a buscar porque se quedó atrapado en un edificio.

“Suponemos que él se metió a ese edificio para evitar que lo alcanzara el malandro, pero igual lo encontró. Ahí no sabemos qué pasó, solo sabemos que el Cicpc lo pone como delincuente cuando no es así. No pueden manchar su nombre y queremos que esto se aclare”, denunció Gleodalys.

Agregó que su sobrino pidió ayuda a la PNB del Metro de Caracas, pero esta no lo apoyó. En ese momento llegaron funcionarios del Cicpc, lo metieron en una patrulla e iniciaron un interrogatorio con un dejo de amenaza. “Ay, ¿qué vamos a hacer con este pajarito?’, le decían a mi sobrino. Al final le dijeron que buscara a Danny Miguel al hospital Pérez Carreño, que no le había pasado nada”, comentó.

La familia de la víctima desconoce quién es la otra persona que falleció en ese hecho,pero presumen que se trata del atracador. Aseveraron que el vigilante que fue testigo del supuesto enfrentamiento es presionado por el Cicpc para que declare contra Danny Miguel.

“Que busquen, que busquen. Yo quiero saber qué fue lo que hizo mi hermano y a quién. Yo estoy segura de que todo esto es un montaje, porque a mi sobrino no lo han llamado a declarar y él es testigo claro”, expresó.

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!