Escasez de insumos y reactivos en laboratorios ha golpeado más duro este año

Además de tener que bandear la escasez, los laboratorios se han visto obligados a sufrir los altos precios y su volumen de compradores ha bajado. “Ha bajado la afluencia de clientes. Antes la gente venía y se hacía exámenes para ver cómo estaban, ahora es porque se lo mandan, y lo menos posible. La gente decide: o se hacen los exámenes o comen”, dijo la coordinadora de calidad del Laboratorio Clínico Adreani C.A., Mariana Bonilla.

Allí han tenido que aumentar los costos de los exámenes especiales hasta en un 80%, según contó. El Gobierno no les otorga dólares preferenciales, por lo que deben usar propios recursos para comprarlo a las trasnacionales que sí reciben y pueden importar.

Contó que una de las causas de que Adreani haya podido seguir funcionando es que tenían un stock guardado, suficiente para ocho meses de trabajo. “Pero lo que hemos gastado, no lo hemos podido reponer”.

Bonilla señaló que en ninguna casa comercial hay reactivos para realizar perfiles hepáticos, un análisis de sangre diseñado específicamente para evaluar si el hígado funciona o no correctamente. “Escasean los reactivos para hacer hemogramas (medición del tamaño, el número y la madurez de las diferentes células sanguíneas en un volumen de sangre específico), perfil 20 (un grupo de pruebas que se realizan para estudiar el funcionamiento del organismo) y el examen de bilirrubina, que mide el nivel de ésta en la sangre”.

“Hay que administrar lo que tenemos. Intentamos nunca decirle no a los pacientes, resolver como podamos. Si lo hacemos, es porque agotamos todas las demás opciones“, puntualizó Bonilla.

En ese laboratorio, un perfil 20 cuesta Bs 9.500. Eso es Bs 1.975 más que una quincena de sueldo mínimo, que es de Bs 7.525.

Mientras más especializada sea una evaluación, los costos son mayores. En un laboratorio privado de Maracay, capital del estado Aragua, una biopsia cuesta entre Bs 25.000 y Bs 30.000.No todo el mundo tiene para pagar eso, y eso es solo el preliminar de un estudio oncológico“, señaló un trabajador, quien prefirió resguardar su identidad.

Allí también escasean insumos y reactivos. “Lo más básico, el alcohol isopropílico, no se consigue. Si se consigue, cuesta entre Bs 5.000 y Bs. 7000 el litro, y uno gasta entre 5 y 10 litros diarios. Las láminas porta objetos no se consiguen, y cuando lo hacen, la cajita cuesta Bs 3.500. Una cajita trae 50 unidades, y usualmente se gastan 100 diarias“, dijo la misma fuente.

Igualmente señaló que, aunque han tenido que aumentar los precios, no llegan al costo real de un procedimiento. “Un anticuerpo te cuesta $1000 el ml. Ahí puedes hacer varias diluciones, sí, pero igual no es acorde a la inflación. El aumento ha sido de 5% a 10%, y no se cobra el costo real“.

Sin embargo, indicó que el número de clientes ha disminuido. “A esta fecha, el año pasado manejaba unos 7.000 casos, y este año tengo cerca de 4.000. Ese no es el deber ser, debería aumentar el número de los casos, para que la gente tenga más control“.

“La clientela ha bajado, y tenemos que aumentar los precios cada dos o tres semanas“, dijo Mariana Delgado, de Biolab. En el laboratorio, ubicado en Los Rosales (Caracas), la escasez empezó los últimos meses del 2014. “A veces faltan desde tubos hasta agujas“.

Actualmente tienen problemas consiguiendo lo necesario para el examen de lipasa, una proteína secretada por el páncreas dentro del intestino delgado. Hace dos semanas no pueden hacer la curva de tolerancia a la glucosa, porque no tienen solución. “Los únicos proveedores me han lo han ofrecido -el reactivo– fuera de nuestro alcance. Uno, en Bs 5.000. Otro, en Bs 250, pero si le hago una compra mínima de Bs 100.000″.

En KMC Laboratorio Clinico C.A., en Los Dos Caminos, la historia se repite. “Este año ha sido horrible con las pruebas tiroideas. Yo tengo muchas paradas desde hace un mes“, dijo Miguel Castillo.

Denunció que las casas comerciales tienen acceso a pocos insumos, por lo que despachan poco a cada laboratorio. Ya está golpeando su negocio. “En 50% han bajado las ventas. La gente solo se hace los exámenes estrictamente necesarios“.

En KMC, la escasez empezó hace unos tres años. “Pero este año ha sido el peor. Ha faltado desde lo más básico hasta lo más complejo: desde los insumos para montar la orina, hasta las pruebas de tiroides“, culminó Castillo.

Foto: Lapatilla.com

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply