Encovi: Más de 3 millones de venezolanos comen dos veces al día o menos

La proteína animal se volvió un lujo para los venezolanos. La última Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), correspondiente al año 2015, reveló que el año pasado los venezolanos comieron menos y peor. Una dieta de supervivencia ha sido adoptada por la población, debido a los bajos ingresos y la inflación. Frutas y verduras desaparecieron en las listas de compras en los supermercados, lo que se compra es lo que más llena el estómago: 40% de la canasta básica está conformada por harina de maíz, arroz, pasta y grasas.

A los resultados presentados por la Encovi el pasado 21 de noviembre —en materia socioeconómica, de vivienda y de seguridad— se agrega un nuevo estudio a la población venezolana: la alimentación. La pobreza de ingresos, situada en 76% el año pasado, y la falta de educación en el ámbito alimenticio juegan un papel clave en el diagnóstico.

venezolanos comen menos

“Los ingresos se han venido abajo y ya la gente no puede adquirir los mismos alimentos que antes“, explicó doctora e investigadora del Centro de Estudios de Desarrollo (Cendes UCV), Marianella Herrera. Del total de 1.488 personas encuestadas para el estudio, 87% aseguró que los ingresos no rinden para comprar suficiente cantidad de alimentos. La respuesta negativa de los participantes tuvo un incremento en comparación con el año 2014, cuando se ubicó en 80%.

De las más de mil personas que formaron parte del estudio, 12,1% dijo haber dejado de comer una o dos comidas al día. Son precisamente los venezolanos de más bajos recursos los que dicen haber renunciado a los tres platos. “Casi tres millones y medio de venezolanos no hacen las tres comidas”, agregó Herrera.

A la mala dieta se suma la falta de actividad física. No solo el hambre ha incrementado sus números en el país, sino también el sedentarismo. En 2014, 47% de los encuestados aseguraron no realizar ningún tipo de actividad. El año siguiente, ese número aumentó a 53%.

De acuerdo con los especialistas, una buena alimentación y suficiente ejercicio son producto de una buena educación a la sociedad. La falta de información sobre estos temas son los que han ido mermando progresivamente la salud de los venezolanos. “Nos estamos convirtiendo en un caldo de cultivo para enfermedades crónicas. Ya estamos viendo las repercusiones de la crisis alimentaria“, señaló la investigadora del Cendes.

Entre las consecuencias de esta “dieta de supervivencia“, los expertos apuntan deficiencias inmunológicas, incremento de la desnutrición, aumento de las tasas de mortalidad infantil, materna y general, reducción de las capacidades del individuo, y problemas de desarrollo en los niños.

Adicionalmente, a la mala alimentación se suma el repunte de enfermedades como la gastritis en primer lugar, con 25% en las encuestas correspondientes a 2015. Le siguen intoxicación (24,11%), parásitos (17,86%) y bacterias (10,71%). Enfermedades como la diabetes y la obesidad quedaron por fuera de las enfermedades reconocidas por los encuestados, principalmente porque “la gente no sabe si padece alguna de las dos”.

Los resultados también arrojaron que 81% de los venezolanos presenta algún nivel de pobreza, un hecho preocupante para los especialistas si se tiene en consideración que factores que previenen enfermedades crónicas, como una dieta balanceada y ejercicio regular, están fuera del alcance de aquellos con menores recursos.

Estadísticas alarmantes

Vivienda, sociedad, economía e inseguridad fueron los temas que trató la Encovi presentada en noviembre de 2015. Con la participación del sociólogo Luis Pedro España, el arquitecto Alfredo Cilento y el sociólogo y director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, el estudio presentado el año pasado concluyó que 76% de los venezolanos son pobres de ingresos.

El país se quedó sin cifras. No tenemos una cifra oficial de la canasta alimentaria y eso significa que no tenemos una línea de pobreza oficial“, explicó entonces el sociólogo Luis España, quien apuntó que los dos últimos años han sido los peores en cuanto a la contracción de la economía.

venezolanos mas pobres

“Cerca de 6 millones 800 mil venezolanos son los que compran en Mercal y en los mercados regulados del Gobierno. Si no comen ahí, no comen porque no tienen ingresos“, fue otro de los datos que reveló el especialista.

Las cifras de criminalidad en el país fueron tan escandalosas como las de pobreza. Nueve de cada diez venezolanos considera que la inseguridad incrementó en los últimos 12 meses, expuso Briceño León en noviembre de 2015.

También agregó que 37% de los encuestados dijeron que el hampa ha afectado su horario de trabajo y de estudio. Sin embargo, otro de los datos que arrojó fue que 64% de las personas no denuncian los delitos porque desconfían del sistema judicial venezolano.

venezolanos victimas de delitos

En cuanto a la situación de la vivienda en Venezuela, Cilento explicó que la modalidad de alquiler prácticamente desapareció por la política inquilinaria del Gobierno.

La calidad de las viviendas en el país también fueron calificadas como “pobres” por parte del especialista. Esto se ve reflejado en otras cifras que reveló Cilento, como que 38,1% de las viviendas tienen techo blando o que 81,3% de los hogares disponen de acueducto, pero casi la mitad carece de un servicio continuo de agua.