En el terminal de La Bandera 18 líneas no prestaron servicio este #23Mar

La temporada de Semana Santa 2018 comienza caótica en el terminal de pasajeros más importante de la capital. Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tuvieron que resguardar la taquilla de la empresa de transporte del Estado, Sitssa, debido a la gran cantidad de viajeros que se aglomeraron frente a ella queriendo comprar un pasaje este viernes 23 de marzo.

La alta demanda obedece no solo a la fecha, sino a que el costo del boleto resulta cuatro veces más barato que en las 34 líneas privadas que cubren rutas largas, de las cuales 18 no prestaron su servicio cuando apenas comienza el asueto, pues el Gobierno nacional declaró “no laborables” los días 26, 27 y 28 de marzo para la administración pública, por lo cual muchas personas se consideran “de vacaciones” desde este viernes de concilio.

Funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) indicaron que las empresas de transporte no quisieron operar este día, ya que exigen se les permita aumentar las tarifas unilateralmente, a lo que el ente regulador se ha negado.

El coordinador general del terminal capitalino, José Peña, dijo en presencia de funcionarios de la Sundde que aplicarán sanciones a los expresos que no vendieron pasajes este viernes, por incumplir su deber como prestadores de servicios de movilidad.

Unidades insuficientes y pasajeros indignados

Un funcionario de Sitssa -quien prefirió resguardar su identidad- informó a Efecto Cocuyo que para cubrir los doce destinos a los que se trasladan, este viernes solo contaban con ocho unidades, cantidad insuficiente para trasladar a todos los pasajeros que querían viajar hoy. “Al estar gran parte de las líneas privadas cerradas, todo el peso recayó sobre Sitssa”, explicó el entrevistado.

Fuentes del terminal indicaron que la empresa dependiente del Ministerio de Transporte Terrestre envía diariamente entre cinco y ocho unidades a esa docena de localidades centrooccidentales.

La escasez de vehículos disponibles trajo como consecuencia que numerosos viajeros, entre ellos ancianos y embarazadas, cuenten hasta tres día pernoctando en los alrededores del terminal, para poder obtener boletos. Los afectados aprovecharon la visita del viceministro de Transporte Terrestre, Claudio Farías, para exigir que habiliten más autobuses.

Denunciaron que en las líneas privadas, a pesar de tener punto de venta, no les querían vender boletos con tarjeta de débito o crédito. Indignados, los usuarios le gritaron: “¡Queremos pasajes!” al funcionario, quien prometió mandar más unidades para los destinos más solicitados: San Cristóbal (Táchira), Maracaibo (Zulia), Valera y Boconó (Trujillo).

“En algunas líneas nos dicen que le paguemos la mitad de la tarifa en efectivo y la otra parte con tarjeta”, comunicó una pasajera, Adriana Zambrano, quien esperaba comprar un pasaje en Sitssa para viajar a San Cristóbal.

“Tenemos tres días durmiendo afuera del terminal porque la policía nos saca”, dijo Paola Pinto, quien esperaba conseguir un boleto hacia Boconó en Sitssa, donde cuesta Bs. 49.000, mientras que en las líneas privadas se vende en Bs. 270.000. “Algunos revendedores nos ofrecen los pasajes en Bs. 600.000 y solo en efectivo”, agregó la entrevistada.

Según lo comunicado por las autoridades del lugar, para la temporada de esta Semana Mayor, entre este viernes 23 de marzo y el lunes 2 de abril, estiman que se trasladarán 300 mil personas en 7.000 viajes. En la temporada de carnaval, se proyectó la misma cantidad de pasajeros, pero en mayor número de viajes, 8.791, a pesar que el asueto de febrero se extendió por menos días que en Semana Santa.

Persiste escasez de repuestos

El déficit de unidades fue notorio durante en el recorrido que realizó Efecto Cocuyo en el terminal. Entre las 11:00 am y la 1:00 pm, la cantidad de autobuses era ínfima en andén, donde lo que abundaba eran los puestos vacíos debido a la paralización de actividades de las líneas privadas, pero también a la ya conocida situación de muchos autobuses que no prestan servicio por escasez de autopartes.

“Aunque hay más de 300 unidades para cubrir las rutas entre Caracas y Valencia, para esta Semana Santa solo contamos con 150 unidades. Las demás están paradas por falta de repuestos”, dijo el directivo de la línea Unión Valencia, Jhonathan Martínez.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comments

comments

¡Suscríbete!