En El Ávila combaten incendios con una sola cisterna, a pesar de millonarios recursos aprobados

Muchos cerros en Venezuela quisieran correr con la suerte de El Ávila. Apenas se avizora un hilo de humo y las redes sociales estallan. “Tiene una ventaja porque es un cerro muy mediático”, dice uno de sus guardianes del Instituto Nacional de Parques (Inparques). Así fue el pasado domingo 21 de febrero, cuando usuarios alertaron a través de Twitter y Facebook que había un incendio. Además de Protección Civil y de los Bomberos Forestales, la Guardia Nacional (GNB) también se sumó al operativo con una ballena y un helicóptero.

De las tres cisternas que posee Inparques para hacer frente a incendios, solo una funciona. La de mayor y la de menor capacidad están paralizadas, de 10.000 litros y 2.500 litros cada una. Únicamente sirve la de 5.000 y no se puede trasladar por largos trayectos porque los cauchos están en la lona. La promesa de los equipos para hacer frente a incendios se quedó en eso, en promesa, según los trabajadores.

En septiembre de 2014, fueron aprobados 510 millones de bolívares y 15,4 millones de dólares para comprar equipos para el cuerpo de guardaparques y bomberos forestales, así como también para monitoreo e infraestructura de 65 parques. En total, la suma da 607,02 millones de bolívares, con la tasa de dólar a Bs 6.30.

lista (2)

Para el momento, el entonces vicepresidente para el Desarrollo Territorial y ministro para Comunas y Movimientos Sociales, Elías Jaua, había informado que la millonaria cifra se invertiría en la compra de 450 uniformes, 237 motos, 150 kits de herramientas, 113 vehículos cuatro por cuatro y ocho de emergencia, 28 embarcaciones, 25 cisternas y un helicóptero. Sin embargo, un año y seis meses después de la inyección de recursos para el fortalecimiento del sistema, está más débil que nunca.

Cementerios de carros, días extra sin pagar a los empleados y cisternas trabajando a medias son parte de la realidad que viven los guardaparques de los 43 parques nacionales, 65 parques recreacionales y 36 monumentos naturales de todo el país. Trabajadores del instituto denuncian que los campamentos no están en las condiciones adecuadas. “Hay guardaparques que sacan de sus bolsillos para comprar bombillos y las cosas que se necesitan. Funcionamos porque tenemos mucha mística“, denunció un empleado que prefirió no revelar su identidad por temor a represalias.

Los campamentos están en pobres condiciones, pero tampoco están a salvo de la delincuencia. Prueba de ello es lo que ocurrió en los carnavales pasados en el Campamento Mocapra, estado Guárico. Puertas, ventanas, lámparas, cables, tanques de agua y hasta la cerámica desaparecieron del sitio. 

La infraestructura no es lo único que falla, denuncian los trabajadores, sino también la planificación. A los cortafuegos no se les ha dado el mantenimiento en el parque Nacional El Ávila y están llenos de maleza y derrumbes. “Anteriormente se le hacía mantenimiento una vez al año porque en las épocas de lluvia eso se veía afectado —apuntó un empleado— los primeros días de enero se hacía. A más tardar, a principios de febrero”. No obstante, el trabajador precisó que ya arrancó la época de sequía y todavía no se han hecho los trabajos correspondientes.

Una ballena de la GNB ayudó a los bomberos forestales a apagar el incendio en El Ávila el pasado sábado 27 de enero

“En octubre y noviembre, en el campamento de Pajaritos, se tenía lista la programación para la temporada de incendios, quiénes iban a ser personal voluntario, los recursos con los que contábamos”, dijo una trabajadora miembro del sindicato. Ahora, advirtió, no hay planificación por parte de los directores. Ni en El Ávila ni en el resto de los parques.

“En El Ávila solo hay un vehículo operativo para trasladar al personal”, aseguró la mujer. De acuerdo con la guardaparque, la Toyota Machito es insuficiente para los cerca de 20 puestos que hay en toda la parte de este cerro.

La falta de planificación y de transparencia son las mayores quejas de los trabajadores. “Las actuales autoridades del parque han invisibilizado al Instituto porque no tienen la capacidad de respuesta ni han planificado”, dijo el guardparques, quien aseguró que la mala gestión empezó en 2011.

Un camión de recursos

En los últimos cuatro años, el Sistema de Parques Nacionales, conformado por 144 dependencias, ha recibido millonarios montos. Recursos que han sido anunciados con bombos y platillos por las autoridades. En 2012, la otrora presidenta de Inparques, María Isabella Godoy, anunció que 100 millones de bolívares fueron aprobados por el entonces ministro del Poder Popular para el Ambiente, Cristóbal Francisco. El dinero fue invertido en el reacondicionamiento de los 27 parques más visitados.

No obstante, de acuerdo con la Memoria correspondiente a ese año, se hicieron mejoras en 11 parques nacionales y 14 de recreación. La labor fue realizada con consejos comunales, como ya había anunciando Godoy, a manera de reparar caminerías, puestos de guardaparques, bebederos y otras infraestructuras. El documento señala que la inversión total de logro fue de 56,4 millones en los 25 parques.

En el desglose de los 607,02 millones de bolívares autorizados por Elías Jaua en 2014, el funcionario anunció que 370,23 millones de bolívares serían destinados a la conformación y equipamiento de la red nacional de investigación científica y monitoreo ambiental de todo el sistema, que incluía la creación del centro de documentación y formación ambiental Hugo Chávez.

Sin embargo, en la Memoria de 2014 no sale mencionado en ningún aparado el nombre de dicho centro, sino la creación de la cátedra libre Escuela Ambiental Hugo Chávez para el “desarrollo de conciencia crítica, analítica y reflexiva, beneficiando a 832 personas en la formación integral y holística ambiental, así como en la construcción del modelo ecosocialista”. En el documento se señala que se realizaron 420 talleres y 180 conversatorios, pero no se especifica el monto destinado a la inversión.

También, en compañía de los entonces ministros para el Ecosocialismo, Vivienda y Hábitat y de Turismo, Ricardo Molina y Andrés Izarra, respectivamente, Jaua autorizó 180,87 millones de bolívares para recuperar puestos, zoocriaderos, centros de conservación y otras infraestructuras, y otros 105,3 millones de bolívares que serían destinados a 78 proyectos de áreas recreacionales de los parques.

En cuanto al mejoramiento de parques, la Memoria de 2014 precisa que se realizó una inversión de 24.2 millones de bolívares en ocho entidades, tanto naturales como recreacionales. Al igual que en años anteriores, apunta que se contó con el apoyo de consejos comunales. Esta vez, señala, fueron ocho los que participaron.

Más tarde, en 2015 y tras el reporte de más de 700 incendios, inició el Plan Nacional de Reforestación Sembrando la Patria, que proponía la siembra de semillas para recuperar las 11.885 hectáreas quemadas.

El entonces vicepresidente Jorge Arreaza anunció también la asignación de más de 345 millones de bolívares y 2 millones de dólares, provenientes del Fondo Chino, para el funcionamiento de viveros comunales e industriales y para la importación de semillas. Una inversión de más de 357 millones de bolívares fue anunciada como parte del proyecto de Misión Árbol.

No obstante, en la Memoria entregada por el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ernesto Paiva, a la Asamblea Nacional solo se menciona la palabra semilla para referirse a la Ley de Semillas.

A finales de mayo del año pasado, el presidente Nicolás Maduro también aprobó otro monto millonario para la siembra de árboles: casi 148 millones de bolívares para adecuar y recuperar viveros forestales.

En total, de acuerdo con un seguimiento de prensa, desde 2012 hasta  2015 se ha aprobado más de 1,2 millardos destinados a la mejora de infraestructura, viveros y siembra en actos y transmisiones a través de medios de comunicación. Sin embargo, los trabajadores desconocen si esos montos autorizados entre aplausos y eventos fueron efectivamente cancelados a la institución para ejecutar los planes.

Haga clic en los botones para conocer más sobre las inversiones hechas al Sistema Nacional de Parques desde 2012

“No hay transparencia. No hemos visto ni un balance”, apuntó un miembro del sindicato. “El presupuesto siempre ha sido deficitario, pero antes uno podía ver más o menos cuánto faltaba. Ahora no”. 

Un aspecto llamativo de las Memorias y Cuentas de los años 2012, 2013 y 2014 es que en todas se incorpora la figura de los consejos comunales en actividades referentes al mantenimiento, mejora y reacondicionamiento de infraestructuras de los parques y monumentos nacionales.

En la Memoria de 2013 se señala la construcción de seis empresas de propiedad social directa comunal en el Área Metropolitana de Caracas para ” la prestación de servicios de recuperación y mantenimiento en los Parques: Waraira Repano, Zoológico de Caricuao, Alí Primera, Los Chorros, Generalísimo Francisco de Miranda y Vinicio Adames”. La inversión sumó más de 700 millones de bolívares y participaron un total de 6 consejos comunales, sumando 105 miembros. 

El año siguiente también se anotó como uno de los logros la conformación de 26 empresas de propiedad social directa comunal con el fin de participar en el mantenimiento de 19 parques de recreación, 12 parques nacionales y un monumento natural. Todo esto, precisa el documento, significó una inversión de más de 24 millones de bolívares.

Para última hora

A mediados de febrero, el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ernesto Paiva, anunció la activación del Comando Nacional Unificado contra incendios Forestales. En el acto, informó que este año se han producido 160 eventos que han afectado 3.711 hectáreas, una diferencia en comparación con el mismo período del año anterior, cuando se registraron cinco  eventos más pero una afectación mayor, de más de 7 mil hectáreas. Para los trabajadores la activación del comando llegó tarde y ya debía haber estado en marcha, no esperar a la mitad de febrero.

A pesar de los limitados recursos y de la fuerte sequía que atraviesa el país, el cerro El Ávila tiene más de un vigilante. “La gente se alarma y lo publica en las redes”, dijo el guardaparques. Lo que genera presión por actuar rápido y genera la colaboración de otros cuerpos de seguridad, como la GNB. Sin embargo, no todos los parques corren con la misma suerte, ni siquiera Henri  Pittier, el más antiguo de Venezuela.

Mientras tanto, los trabajadores de Inparques, tragafuegos y bomberos forestales luchan doble: contra la sequía y la falta de recursos. “Seguimos combatiendo con los mismos recursos que teníamos antes, pero menos, porque se han dañado“, dijo el guardaparques.

(Visited 27 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!