Embarazadas y bebés menores de 6 meses son los más vulnerables frente a la malaria

Los casos de malaria continúan proliferando en 2018 y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sugiere extremar cuidados en dos de las poblaciones más vulnerables ante esta enfermedad: las mujeres embarazadas y los lactantes menores de seis meses. En ambos casos, los riesgos de complicación aumentan.

Si se sospecha que una embarazada o un bebé pudiera estar contaminado, hay que trasladar al paciente a un centro de salud de forma inmediata. No hacer un diagnóstico oportuno podría significar una complicación grave, o incluso la muerte, de la madre, el feto o el bebé.

La infección palúdica puede ser asintomática durante el embarazo. Tanto a la madre como al bebé se le debe hacer diagnóstico y seguimiento a través del examen de la gota gruesa, que consiste en tomar una muestra de sangre que es evaluada para identificar si existe la presencia de parásitos en la sangre. En el caso de la malaria, se evalúa si está el parásito plasmodium vivax, plasmodium falciparum o una combinación de ambos.

El tratamiento antimalárico debe empezar a suministrarse inmediatamente y debe ser supervisado por especialistas. De ser positivo el resultado, a las mujeres embarazadas, madres lactantes y a niños menores de 6 años, se les deberá medicar de una forma diferente a la del resto de la población. En ningún momento deben tomar primaquina, un fármaco que se utiliza comúnmente para tratar la enfermedad.

Para curar la malaria en estos dos grupos se debe administrar cloroquina o quinina. La dosis y la duración del tratamiento dependerá del trimestre de embarazo en el que se encuentre la paciente y del tipo de infección palúdica que se presente.

Es necesario seguir las instrucciones de un especialista y que se haga seguimiento a la fase de tratamiento. La tasa de mortalidad de la malaria grave en el embarazo es cercana al 50%. Hipoglicemia, edema pulmonar, infecciones asociadas, anemia intensa y problemas obstétricos son algunas de las complicaciones más comunes que pueden presentar las embarazadas con paludismo.

La OPS también advierte que la malaria grave suele precipitar parto prematuro y las muertes fetales o neonatales son frecuentes.

Otras poblaciones vulnerables

Tratamiento antimalárico inmediato y eficaz es la recomendación de la OPS para los pacientes con desnutrición, VIH y tuberculosis que también resulten contagiados por el mosquito anopheles, el vector que transmite el paludismo. Al igual que las mujeres embarazadas y los bebés con menos de seis meses completan la lista de poblaciones más vulnerables ante la malaria.

La malaria en personas con tratamiento para el VIH, tuberculosis, diabetes o hipertensión arterial, no deben suspenderlo. Se recomienda asistencia médica inmediata para que el especialista suministre el tratamiento adecuado.

Lea también:

Centros de salud no se dan abasto para atender proliferación de casos de paludismo