"El activismo ha significado un despertar" para las fundadoras de Dale Letra #MujeresQueLuchan - Efecto Cocuyo

“El activismo ha significado un despertar” para las fundadoras de Dale Letra #MujeresQueLuchan

Durante el 2017 vivimos en el país una jornada de protestas que terminó con 127 muertos, según cifras del Ministerio Público, aunque para otras ONG y asociaciones civiles la cuenta sea más numerosa. María Teresa Urreiztieta y Mariela Ramírez, cofundadoras de Dale Letra, recuerdan el movimiento social como el incentivo para su propia organización ciudadana.

“¿Quiénes somos? Estudiantes ¿Qué queremos? ¡Libertad!” rememora María Teresa las mismas consignas de 2006 que se repetían en las manifestaciones más de 10 años después. “Dale Letra surge como una voz colectiva donde se pudiese conversar e intercambiar opiniones”, para ella, “las protestas necesitaban contenido”.

Por su parte, Mariela recuerda con una mueca de dolor en el rostro la muerte de los jóvenes, “era una receta idéntica, sabíamos cómo iba a terminar cada día e insistíamos como sociedad en hacer lo mismo”. Evoca en su memoria especialmente el 26 de abril, “yo también fui víctima de la represión, ese día en la misma calle donde asesinaron a (Juan Pablo) Pernalete”.

Para Mariela, era obvio que la protesta debía mantenerse pacífica, aunque como colectivo sentía que se olvidaba. “Fundar Dale Letra parecía necesario para recordar que la protesta era pacífica mientras la escalada de la violencia, era significativa”, y agregó, “si uno sabe que hay un sádico en el barrio, no dejas a tus hijos solos en ese contexto; en Venezuela, tenemos un monstruo dispuesto a todo, la gente no se puede exponer a ese callejón sin salida”.

La protesta pacífica es una forma de expresión colectiva del descontento ciudadano, de forma inclusiva, que protege al individuo y trae respeto a la vida, definen las cofundadoras de la organización. “Creemos que las heridas son procesos muy complejos tanto en lo personal como en lo colectivo, por eso la manifestación pacífica permite descansar del odio y el resentimiento”.

María Teresa y Mariela son amigas, su vida es más que la persecución de una transformación en el país. En sus ratos libres, María Teresa es músico, toca el violonchelo y la guitarra, lee y escribe y además, es psicólogo social y se dedica a la docencia. Mariela es carpintera de oficio y arquitecto de profesión, cuenta que le gusta escribir y la poesía “es una parte importante de mi vida”.

“No tengo hijos, pero no por eso la familia es menos importante. Tengo sobrinos que son como mis hijos y espero un buen futuro para ellos”, expresa Mariela. En su taller de carpintería comparte con la clase trabajadora, por eso siente que ha comprendido las diferencias culturales que los separan. “Ellos son mi motor, ese dolor colectivo lo siento profundamente”.

El activismo que realizan a través de Dale Letra es un modelo de sociedad y una forma de hacer ciudadanía. “La calle es un espacio de coincidencia para nuestras inquietudes”, explica María Teresa, “en común tenemos la esperanza de un país inclusivo y democrático”.

Dale Letra, como muchas otras organizaciones que han surgido por la crisis social del país, es una forma de realizar activismo con incidencia política, que promueve a alzar la voz y el encuentro ciudadano para generar un cambio tanto social como político en el país. “Aspiramos a incentivar un movimiento social que sea precursor del futuro para asumir la historia, colaborar con propuestas y políticas públicas que impacten en el papel del ciudadano en las instituciones”, aseguró María Teresa.

Para Mariela, su trabajo es ser el traductor de muchas voces. “A los que participamos en este proyecto de forma activa, a los amigos que van y vienen y a las personas que se nos unen en la calle, nos relaciona el afecto por el país, por la ciudad, por el querer decir y hablar”. Para ella, Dale Letra es un reflejo de cómo construir otra Venezuela: “Hace falta el conjunto de individuos para poder armar una palabra, como en el país hace falta el conjunto de la sociedad para poder armar un discurso que nos represente a todos”.

Al final, María Teresa asegura que el activismo ha significado “un despertar” para los que se han sumado a la plataforma, “es una posibilidad de acción, de dar, de servicio, de reconciliación consigo mismos porque porque el camino más corto hacia uno mismo es el camino a los demás”, y con una sonrisa añade que “vamos colaborando y construyendo democracia a partir de nuestras sencillas vidas, pero juntos somos más fuertes”.

Fotos de Iván Reyes

Comentarios

2 Comments

Leave a Reply

¡Suscríbete!