Director del Pen Club Internacional: En Venezuela la autocensura se palpa

Para cualquier escritor o periodista una de las experiencias más terribles es la de la autocensura, ese estado de temor que lo puede embargar cuando se enfrenta a la posibilidad de perder su trabajo por publicar un reportaje, un artículo de opinión, una obra teatral o, peor aún, de sufrir amedrentamiento, hostigamiento y, eventualmente, un atentado contra su vida.

Para Carles Torner, poeta catalán y director ejecutivo del Pen Club Internacional, quien estuvo de visita en Venezuela, “este es uno de los temas que más nos preocupa: el hecho de que la propaganda y estas formas oblicuas de hostigamiento acaban provocando una marea de autocensura, que es muy perjudicial y que se vive en contextos muy distintos, pero que en Venezuela es una cosa que se puede palpar en las conversaciones con los escritores”.

Torner, junto con otros directivos del Pen Club Internacional, como la poeta nicaragüense Gioconda Belli y la escritora mexicana Alicia Quiñones, estuvieron en Venezuela los últimos días de febrero y cumplieron una agenda que incluía reuniones con escritores venezolanos y la realización de un recital poético que ofreció Belli en la librería Lugar Común en Caracas.

El motivo de esta visita, breve pero intensa, fue superar un “bache” de cinco años de inactividad que presentaba la filial venezolana de esta asociación civil, que agrupa escritores y periodistas y tiene presencia desde 1921 en 140 países de los cinco continentes.

“Consideramos –explica Torner– que sería conveniente hacer una visita para establecer lazos porque encontramos en falta la voz de los periodistas y escritores venezolanos en el interior de la organización y por eso hemos hecho unas cuantas reuniones para conocer la situación que viven los escritores y periodistas”.

Como resultado “hemos constatado la polarización muy fuerte en el país, hemos hablado con escritores, yo creo que hemos conocido un abanico muy considerable de actitudes, pero en todos los casos defendemos la libertad de expresión frente a cualquier política gubernamental“, dice Torner.

Explica que, en el caso de Venezuela, la organización que dirige es consciente de esas “políticas oblicuas, de ataque a la libertad de palabra con el hostigamiento, con la amenaza, con la presión constante”.

Sobre la situación del país, señala que “hay aspectos que aunque los conocemos, vistos de cerca son realmente chocantes, vinculados a la libertad de expresión, a un contexto en el cual la propaganda oficial ahoga las voces alternativas y la gran dificultad de encontrar espacios para que haya un verdadero debate sobre el país”.

Cada año, el Pen Club otorga un galardón a un periodista que se haya distinguido por defender con valentía la libertad de expresión frente a la amenaza y hostigamiento y en enero de 2018 la premiada ha sido Milagros Socorro.

“Vamos a recuperar la situación de normalidad de hace 5 años, que es la participación habitual de los delegados del Pen en los comités. Prevemos una reunión en julio de la red latinoamericana de Centros Pen en Buenos Aires, en la cual confiamos que va a haber una presencia de Pen Venezuela, y ya damos por descontado que el próximo congreso de Pen Internacional, que tendrá lugar en la India en septiembre, va a haber una delegación venezolanos”, expresó. Y, por supuesto, en ambos encuentros el tema de Venezuela va a estar en la agenda de trabajo.

“Hay mucha preocupación por la falta de información, uno de los derechos que siempre defendemos es el derecho a tener información, el derecho de los periodistas y los investigadores a tener datos, a tener estadísticas, a conocer la realidad de las políticas que se hacen, en este sentido Venezuela es uno de los países que según los índices internacionales tiene mayor opacidad, mayor dificultad de compartir información”, agregó Torner.

Explica el directivo del Pen Club que también se acercaron “a la realidad de la emergencia humanitaria que vive el país, hasta qué punto es difícil para los escritores la vida cotidiana en el contexto de la crisis; la edición por la falta de papel y la distribución de los libros“.

También están conscientes de la diáspora que se ha producido y que ha llevado a muchos escritores venezolanos a irse del país ” y nosotros, como escritores, nos sentimos responsables de mantenernos en contacto con esa multiplicidad”, a través de las filiales del Pen Club.

Sobre la manera como el Pen Club Internacional puede apoyar a los escritores venezolanos comenta que “como organización internacional damos voz a los escritores”, mediante la acción del secretariado internacional que habitualmente eleva denuncias sobre la situación de escritores perseguidos ante instancias internacionales como la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (Cidh), o la ONU. Asimismo, sobre “esta situación tan específica de inseguridad jurídica que se vive en Venezuela“, donde considera que los escritores y periodistas viven “una situación de real ahogo”.

En tal sentido, trabajan “codo a codo” junto a otras organizaciones de derechos humanos y defensa de la libertad de expresión como Amnistía Internacional, Artículo 19, “y lo mismo queremos hacer aquí en Venezuela con las entidades de libertad de expresión”.

De acuerdo al tema del último congreso del Pen Internacional “Cómo reclamar la verdad en tiempos de propaganda“, Torner menciona casos extremos como Eritrea, China, Irán, el reciente ataque a la libertad de expresión en Turquía, después del intento de golpe de Estado, donde hay más de 50 periodistas encarcelados.

Para Venezuela sugiere una “narrativa de la esperanza” y “pasar de la resistencia íntima a la resistencia colectiva, a compartir con otros a trabajar de manera colectiva, a unirse a Pen Venezuela y a unirse a esta red internacional”.

(Visited 52 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!