Difieren por 44 vez la audiencia preliminar de Lorent Saleh

La audiencia preliminar necesaria para que comience el juicio del activista opositor Lorent Saleh, uno de los galardonados con el premio Sájarov de 2017, fue diferida por cuadragésimo cuarta vez, informaron a EFE la familia y el abogado del joven, que está preso desde septiembre de 2014.

“El tribunal está cerrado. No están trabajando hasta el 8 de enero”, dijo a EFE su defensor, Juan Luis González, quien explicó que los aplazamientos se deben siempre a que el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) -bajo cuya custodia está Saleh- no lleva al detenido al tribunal o el tribunal no está abierto como ocurrió este miércoles 3 de enero.

González también es abogado del activista estudiantil crítico con el Gobierno chavista Gabriel Vallés, preso junto a Saleh desde que el Gobierno colombiano los entregara al Sebin hace más de tres años.

Vallés y Saleh fueron acusados en 2011 de un delito de “divulgación de información falsa que causa zozobra”, cuando fueron detenidos con resorteras (tirachinas) y otros materiales para utilizar durante las protestas, y con carteles en los que acusaban al entonces presidente Hugo Chávez de mentir sobre sus promesas electorales.

Los dos jóvenes activistas se marcharon tiempo después a la vecina Colombia, desde donde el presidente de ese país, Juan Manuel Santos, los entregó al Sebin en 2014.

A su llegada a Venezuela, Saleh fue acusado de otros tres delitos por haber falsificado, mientras trabajaba para el Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime), documentos de identidad para ciudadanos colombianos, para que participaran en manifestaciones violentas en Venezuela.

Sin embargo, Saleh nunca ha trabajado para el servicio de extranjería ni para ninguna otra oficina del Gobierno venezolano, cuentan su familia y su abogado.

En varias intervenciones televisivas, dirigentes chavistas acusaron a Saleh y a Vallés de tener vínculos con paramilitares colombianos y con el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe y de planear actividades golpistas y terroristas en Venezuela, pero estas acusaciones no constan en su expediente judicial.

Tras su entrega al Sebin, Vallés y Saleh pasaron detenidos en solitario y aislados 26 meses en las celdas de “La Tumba”, como se conoce el sótano 5 del edificio del servicio de inteligencia situado en Plaza Venezuela (Caracas).

“Es la cuarta Navidad y el cuarto fin de año que pasan encerrados, pero están fuertes y ellos están resistiendo”, dijo la madre de Lorent, Yamile Saleh, sobre el estado de su hijo y de Vallés, que están presos en El Helicoide, la sede del Sebin en Caracas.

Saleh es, junto a otros detenidos considerados presos políticos por el Parlamento Europeo, uno de los ocho venezolanos premiados este año con el Sájarov, el prestigioso galardón anual con que la Eurocámara reconoció en 2017 la lucha por los derechos humanos y la democracia de la oposición.

Según la ONG Foro Penal, Venezuela comienza el año con más de 200 personas privadas de libertad por motivos políticos.

Con información de EFE