Detenidos en Tucupita no han podido verse con abogados, denuncian familiares

En menos de 24 horas al menos 146 habitantes de Tucupita en el estado Delta Amacuro, fueron detenidos por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), por presuntamente participar en los disturbios y saqueos que se originaron el jueves 30 de junio, luego de varias protestas por escasez de alimentos.

“Ya tienen un día detenidos y no sabemos cuál es el estado de salud que tienen. No están dejando pasar la comida que les llevamos y tampoco permiten la presencia de los abogados“, manifestó Iray Tirtlei, esposa de Jhonny Mendez, dirigente de la CTV en la entidad, quien fue capturado por la GNB a las 6:00 pm del jueves cuando llegaba a su residencia.

Su esposa pudo comunicarse con él a las 7:30 pm, pero el hombre no le indicó que se encontraba ya en el comando castrense ubicado en el Paseo Manamo. “Solo dijo que lo llamara en media hora y más nunca supe de él, hasta que esta mañana unos amigos me dijeron que lo habían llevado esposado a la sede de la GNB”, agregó la mujer.

Sin información oficial se encuentran Iray y las esposas, madres, padres e hijos de los 146 capturados que maneja la diputada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Larissa González, hasta la tarde de este viernes. No se descarta que haya más detenidos, pues los funcionarios se niegan a dar información al respecto.

Lo que estos familiares saben es que al parecer la gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández, ordenó que todos los aprehendidos fuesen trasladados a centros penitenciarios, antes de la audiencia de presentación.

La amenaza incluye las cárceles de San Juan de los Morros en Guárico y la de Maturín en Monagas, según testimonios de algunos habitantes con los que estuvo contacto Efecto Cocuyo. Dicen que la información fue dada a través de medios radiales de la localidad.

Nadie nos dice nada. Aquí lo que se sabe es por rumores. Al menos a mi esposo le permitieron un abogado, para que averiguara sobre su condición y por eso sabemos que lo quieren inculpar de terrorismo y le están fabricando un expediente en el que aparece que fue capturado en las protestas con bombas molotov. Eso es falso”, aseveró Iray.

Con ella, en las afueras del comando de la GNB, se encontraban otras mujeres que esperaban información de sus seres queridos detenidos y esposados con t-wraps. Ninguna quiso declarar. Aseguran que hay amenazas de despedirlas de sus empleos en la alcaldía y la gobernación si denuncian las irregularidades que están viviendo.

Persecución a los medios

Según la diputada González, los medios de comunicación que hicieron cobertura de los disturbios, en los que resultaron afectados 10 comercios estatales y privados, fueron censurados.

“Dos de ellos permanecen cerrados, porque la Gobernadora aseguró que los habitantes podrían arremeter contra las instalaciones”, denunció la parlamentaria a Efecto Cocuyo a las 4:00 pm.

Uno de los afectados fue la Radio Fe y Alegría, a la cual le cortaron la luz por orden de la autoridad regional y que recibió a funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), durante la tarde del jueves.

Este viernes, el reportero que hacía los pases en vivo en la localidad tuvo que resguardarse fuera de su vivienda, pues los agentes del Sebin y de la GNB han visitado su lugar de residencia, así como la de familiares y sus compañeros de trabajo.

Se trata de Alberto Marín, quien ha sido colaborador durante 15 años de la emisora de Fe y Alegría y otros medios radiales locales. Dijo a Efecto Cocuyo que el jueves estuvo reportando desde el sitio, para cuatro emisoras y que presenció el saqueo del Mercal ubicado en el sector Cocalito de la avenida 1° de Mayo.

“Siempre hice llamado a la calma. Yo solo reportaba lo que veía. Hasta que la situación se puso muy violenta y decidí resguardarme”, manifestó Marín. Agregó que fue testigo de la represión que tuvo la GNB contra numeroso habitantes de Tucupita y que fue él quién tomó la foto del hombre con discapacidad motora en sillas de ruedas, donde se le ve inmóvil frente a la tanqueta.

“Luego lo entrevisté. Es un hombre en situación de calle, quien me aseguró que fue un guardia el que lo hirió en la cabeza con la culata del arma. Me dijo que salió a protestar porque está pasando hambre“, narró Marín, quien es politólogo de profesión.

Por informar cómo los funcionarios sin equipo antimotín, el cual incluye el armamento aprobado para la dispersión de alteraciones al orden público, este hombre ahora es prófugo de la justicia. Los abogados de Foro Penal le prestarán apoyo legal.

Foto principal: Versión Final

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!