Desmejorar el servicio y recortar personal, medidas que toman las operadoras para subsistir

El “frenazo” que le puso el presidente Nicolás Maduro al incremento de las tarifas de cableras y servicios de telefonía móvil y de Internet pudo haber aliviado el bolsillo de muchos, pero compromete aún más las cuentas de las empresas del sector. Frente a la falta de divisas para actualizar y hacer mantenimiento de infraestructura, y recortando personal y calidad en el servicio, las telecomunicaciones ya están en fase de un colapso.

La primera compañía en anunciar el aumento de sus tarifas fue Movistar, cuyos planes registraron un incremento de hasta 300%. Pronto, la inflación también pasó factura a compañías estatales, como lo son Cantv y Movilnet, en donde subieron los servicios telefónicos y de ABA. Posteriormente, las cableras Inter y Netuno se sumaron a la lista.

El Gobierno Nacional no tardó en pronunciarse y, el pasado viernes 29 de julio, el Presidente Nicolás maduro ordenó revertir las nuevas tarifas a través de un comunicado emitido por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Para el próximo lunes, 1 de agosto, quedó fijada una reunión con el sector, a manera de revisar todo lo referente a la prestación del servicio. Sin embargo, el sector no puede esperar más.

“Mensualmente, Digitel pierde entre 9 y 11 dólares por el uso de smartphones. Las pérdidas de Movistar oscilan entre 8 y 9 dólares”, aseguró Fran Monroy, periodista especializado en telecomunicaciones. Las cableoperadoras no salen ilesas y también trabajan a pérdida: Por prestar el servicio Triple Play, Inter pierde 26 dólares al mes, mientras que DirecTV, unos 18 dólares.

¿Cuál ha sido la solución que han implementado las compañías que prestan este tipo de servicios? Recortar sus otros gastos. “Inter eliminó 80% de los puestos de trabajo que tenía en soporte técnico y redujo 70% los que tenía en atención al cliente. En el departamento de comunicación eran nueve personas y ahora queda solo una”, señaló Monroy.

A estos recortes también se suman la suspensión de ofertas y planes para los usuarios. Sin embargo, precisó el especialista, son los clientes quienes terminan perdiendo al final, porque cuando se presenten fallas o hay problemas con el servicio, la empresa no podrá responder de manera rápida ni eficiente.

Un apagón tecnológico

La falta de divisas ha golpeado de manera fuerte, pero silenciosa al sector. El deterioro de las redes y la vida útil de los equipos es utilizada hasta más no poder ya que no hay capital para importar bienes. “Una parte importante de la estructura de costos de estas empresas depende de divisas y algunas de ellas no reciben dólares desde hace 20 meses”, expresó Luis Carlos Díaz, periodista especializado en redes y tecnología.

De acuerdo con Díaz, las consecuencias no serán a largo plazo, sino que actualmente el país las está viviendo. “Cantv satelital eliminó canales internacionales porque no tenía dólares para pagarlos. También eliminó la posibilidad del servicio roaming. Ya tenemos apagones tecnológicos“, indicó. 

El resultado del descuido en el sector se vive día a día cuando se va el Internet o la señal móvil. Sin embargo, lo que más alarma a los especialistas es que la población sigue creciendo y el sector no tiene cómo responder porque carece de la capacidad y las divisas para hacerlo.

Digitel es una de las empresas que había sido más vanguardista en ese sentido porque instaló una red con capacidad 4G, la más actualizada que hay, y en ella se invirtieron más de 600 millones de dólares“, explicó Luken Quintana, ingeniero que laboró en la empresa durante dos años. “Esa gran red está subutilizada porque no hay posibilidad de importar celulares que puedan conectarse a ella”, agregó.

Pero no es solo el difícil acceso a las divisas lo que juega en contra del crecimiento de las redes; la inseguridad también afecta a este sector. Las estaciones de servicio son víctimas de la delincuencia y el vandalismo y ante la imposibilidad de importar más equipos, los que son dañados se vuelven casi imposibles de reponer.

“En los Valles del Tuy, hay estaciones que han sido abandonadas a su suerte porque las empresas no pueden correr el riesgo de ir a repararlas cuando las fallas son reportadas. Eso impacta en el servicio, porque no pueden arreglar el problema inmediatamente”, dijo Quintana.

A esto se suma también el racionamiento eléctrico, añadió el extrabajador de Digitel, puesto que cada vez que hay interrupciones en el servicio suministrado por Corpoelec, las máquinas se ven afectadas o se desconfiguran. 

Frente a la situación actual, aseguró Díaz, a las empresas de telecomunicación solo les queda aguantar. De todas maneras, aún con el aumento de las tarifas que ya tenían previstas, iban a seguir trabajando a pérdida.

Foto: Correo del Orinoco

(Visited 31 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply