Cuerpos policiales de tres países participaron en rescate de español secuestrado en Aragua

CIcpc

Un español secuestrado durante 38 días en el estado Aragua fue liberado como consecuencia de una operación conjunta entre las autoridades de Venezuela, Panamá y Estados Unidos. Durante el plagio, los victimarios le amputaron un dedo para presionar a su familia.

La operación de rescate fue desarrollada por el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (España), la División del FBI de Ft. Myers en Tampa (Estados Unidos), la División de Delitos Contra la Libertad Individual de la Policía de Panamá y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Venezuela.

La víctima fue secuestrada junto a su hermano cuando se desplazaban en un vehículo cerca de El Sombrero, estado Guárico.

Los secuestradores se hicieron pasar por policías con armas de fuego automáticas y chalecos antibala, informó la Guardia Civil española.

La operación se inició cuando la Guardia Civil de Las Palmas recibió una denuncia de la familia, en la que indicaba que el hermano liberado comenzara a recibir llamadas de extorsión. Pedían 500.000 dólares por la liberación del español.

Las llamadas eran efectuadas desde Tampa (Florida, Estados Unidos). La Guardia Civil contactó entonces con el FBI, que localizó al autor de las llamadas, “un ciudadano venezolano y residente en Estados Unidos con un extenso historial delictivo en su país de origen”, según un comunicado de la Guardia Civil.

Como medida de presión, los secuestradores amputaron un dedo a la víctima y se lo enviaron a sus familiares.

Después, otra persona se puso en contacto con la familia desde Panamá, donde fue detenido. Se trata de un miembro de la organización criminal venezolana “El Tren de Aragua“.

El nuevo interlocutor fue localizado y detenido, al igual que el que se encontraba en Florida.

Tras esas detenciones, se logró la liberación del secuestrado, quien goza de buen estado de salud salvo por la amputación sufrida y el deterioro físico y mental provocado por 38 días de cautiverio.

El español explicó que había estado fuertemente custodiado por turnos por unos 20 hombres armados en una zona aislada y boscosa del estado de Aragua, aunque fue cambiado en tres ocasiones de ubicación.

Con información de EFE