“Cúa se negó a morir”, dicen habitantes de la ciudad natal de Ezequiel Zamora

Este miércoles 1 de febrero se cumplen 200 años del natalicio de Ezequiel Zamora, prócer venezolano que luchó por la independencia del país. En Cúa, su pueblo natal, -hoy municipio Urdaneta, estado Miranda-, se realizarán diferentes homenajes en su nombre, al igual que en Los Próceres del Distrito Capital. Pero, los habitantes de esta localidad tuyera tienen pocas razones para festejos, pues están sumidos en la inseguridad, racionamientos de agua y fallas en el servicio de la electricidad.

“Aquí decimos que Cúa es el pueblo que se negó a morir”, dijo Mauricio, con 34 años habitando la zona. Señaló que el principal problema fue la falta de planificación e inversión en mantenimiento de infraestructuras.

Su familia salió de Caracas a Cúa para buscar tranquilidad y compraron una casa en la urbanización de clase media Lecumberry. Consiguieron la paz que buscaban. Recordó las noches de dominó y los atracos eran ocasionales, cuyas víctimas eran los “aventureros” que salían de la urbanización en la madrugada.

“Ahora no te roban los zapatos. Te matan. En 2015, mataron a mi vecino de enfrente. Se metieron a asaltar su casa y como los delincuentes tocaban a sus hijas y esposa, él les reclamó. Por eso le dispararon en la cabeza. Eso fue el punto de inflexión para nosotros”, dijo Mauricio.

Este habitante no es el único que denuncia las faltas de políticas públicas efectivas. Carlos asegura que el primer clamor de Cúa es la seguridad y no titubea en recordar que el 27 de enero de este año “un muchacho trabajador de una ferretería fue secuestrado en la vía Cúa-San Casimiro, al darle la cola a unos amigos hacia ese sector. El muchacho fue secuestrado y los que venían con él fueron liberados y notificaron a la policía. En un enfrentamiento murió la víctima y también tres de sus captores”. Carlos se refería a Fulgencio José Palma Palenzuela, de 22 años de edad.

Estas muertes son parte de las 17 que han ocurrido en el municipio Urdaneta en el primer mes de 2017, según información de la Policía de Miranda. La institución policial registró que en 2016 murieron 117 personas víctimas de homicidio y que en 2014 fueron 85. Esto representa un incremento de 37% en dos años.

Carlos detalló que las localidades más azotadas por el hampa son Posigue, Pueblo Nuevo, La Fila, Mume, La Mata, Ciudad Zamora y Terrazas de Cúa. Otra fuente precisó que las zonas con más incidencia de secuestros son la Recta de Marín, Aparay, urbanización Lecumberry, Quebrada de Cúa, Las Brisas de Cúa y las cercanías al centro comercial El Colonial.

Mauricio confirmó la situación que padece su comunidad. “Aquí no secuestran a la gente para pedir rescate, sino para robarles el carro. Lo último que ha pasado es que se meten a las casas y secuestran a la gente adentro mientras roban“, relató.

Nada se salva de la delincuencia. La salida del Sistema Ferroviario Nacional de Cúa, cuyo nombre es Ezequiel Zamora, se encuentra afectada por los arrebatadores de carteras y “motoladrones“.

A las 6:00 de la tarde, todos se recogen como precaución y también porque ya no comienza a escasear el transporte público, un sector que también ha sido victimas de varios secuestros de unidades.

Otros males

“Es una zona donde le hacen un cariñito al pueblo en fechas especiales como éstas. Por ejemplo, hasta el mes de diciembre las calles eran un total desastre. Los choferes se la pasaban de paro y en protesta por la inseguridad y mal estado de las vías. Pero este mes, como sabían que era el aniversario, asfaltaron desde los límites con Charallave hasta la avenida Perimetral de Cúa, casco central”, dijo Carlos, quien tiene 28 años en la región.

Mencionó que la falta de agua y electricidad es otra de las penurias que sufren los habitantes de Cúa.

Para Mauricio, esta desorganización obedece a la falta de planificación urbana. “Desde que convirtieron a Cúa en el aliviadero de cuanto cerro se cayera en Caracas sin ser prudentes en la distribución poblacional. Aquí lo único que se ha construido desde que yo me mudé es el edificio nuevo del Hospital Osío y la prolongación de la avenida Monseñor Pellín “, denunció y agregó que esta vía actualmente presenta problemas de drenaje y asfaltado.

También afirmó que, de acuerdo con el cronograma de racionamiento de Hidrocapital para la región de los Valles del Tuy, Cúa solo disfruta del suministro de agua los martes y miércoles.

Mauricio asegura con pesar que su calidad de vida se ha deteriorado. Culpa a los gobiernos regional, nacional y local por el descuido de su ciudad. “Todas las autoridades nos han abandonado. Si hablamos de los alcaldes, uno es peor que otro. No hemos notado soluciones sino que hemos visto cómo han resuelto sus problemas personales y se han beneficiado de sus cargos”, denunció.

(Visited 23 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply