Crónica: El día que Maduro apenas sacó una mano para saludar

El jefe de Estado embarcó a sus seguidores a las afueras del máximo tribunal