Créditos al turismo, viviendas y vehículos pulverizados por inflación de 2018

Créditos

Comprarse una casa o un carro a crédito se convirtió en una rareza en Venezuela. Concesionarios vacíos, ensambladoras cerradas e hiperinflación hacen inalcanzables los precios. Pero también se quedaron cortos los montos estipulados por las instituciones financieras para tales adquisiciones.

Mientras la inflación acumulada entre diciembre de 2017 y junio 2018 fue de 4.684,3%, según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, los créditos bancarios sólo subieron 2.865,08%, esta vez de acuerdo al boletín mensual de la Superintedencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban).

Por tanto, los créditos entregados no crecieron al mismo ritmo del aumento de los precios. Se hicieron más pequeños en términos reales, es decir, en lo que se puede hacer con ellos.

De los 1.204 billones de bolívares fuertes (12,04 millardos de bolívares soberanos) en créditos para el cierre del primer semestre de 2018 compraban 39% menos que los 41,5 billones fuertes (415 millones de bolívares soberanos) que se adeudaban para finales de 2017.

La cartera que menos se depreció fue la de tarjetas de crédito, al subir 3.285,64%. Así pasó de 5 a 175 billones de bolívares fuertes (1,75 millardos soberanos) en seis meses. Por su parte, la que más se redujo en términos fue la de vehículos, que creció en términos netos 155,44%. Esto implica que es 96,6% menor en términos reales.

Lea también: Hilux es vehículo más ensamblado y vendido en peor semestre automotriz de Venezuela

Créditos al mínimo

El informe señala además que 37,92% de la cartera de los montos disponibles para créditos se encuentra improductivos, esto es, sin aprobarse a ningún cliente. Para finales del primer semestre del año esto equivale aún a 832 billones de bolívares fuertes (8,32 millardos de bolívares soberanos).

La disminución en el uso de bancos para las compras de vehículos y casas también tiene raíces en la migración venezolana. La mayoría ahora se realizan por canales informales, en divisas y efectivo.

El caso más pronunciado es el del Bangente, que ha entregado menos del 3,03% de su disponibilidad crediticia, mientras que en el otro extremo, el estatal Banco para el Comercio Exterior (Bancoex) ha entregado casi 9% más de lo estipulado.

Entre los que tienen menos préstamos entregados le siguen Instituto Municipal de Crédito Popular (Imcp), adscrito a la Alcaldía de Caracas con 4,26% y Citibank (5,94%). En conjunto han prestado apenas 67 millardos de bolívares fuertes (670 mil bolívares soberanos), con un potencial de préstamo conjunto de 3,14 billones de bolívares fuertes (31,4 millones de bolívares soberanos).

Destacan el Internacional de Desarrollo (95,54%) y el cubano de Exportación y Comercio con 98,43%. Sin embargo, su cartera de créditos es muy baja. En conjunto suman 88 millones de bolívares fuertes (880 bolívares soberanos). Ambos son los bancos que más personal y agencias han perdido en los últimos dos años. Para finales de mayo tenían 32 empleados en conjunto y tan sólo sus sedes principales.

Los bancos que más créditos acumulan son Venezuela con 231 billones fuertes (23,1 millardos soberanos) y Banesco con 224 billones fuertes (22,4 millones soberanos). Le siguen Provincial con 197 billones fuertes (19,7 millardos soberanos), Mercantil con 141 billones fuertes (14,1 millardos soberanos) y BOD con 103 billones fuertes (10,3 millardos soberanos). Los cinco acumulan el 74,4% de toda la deuda del sistema bancario nacional.

Sin embargo, Banesco aún tiene 51,05% de sus créditos sin entregar, mientras Venezuela sólo le resta un 27,67% improductivo. Los otros tres rondan entre 34% y 37 por ciento.

Carros pulverizados

De los más 1.204 billones de bolívares fuertes (12,04 millardos soberanos) en créditos bancarios para el 30 de junio de 2018, apenas 0,4% fue para vehículos o viviendas. Y tan sólo 0,32% es para empresas o emprendimientos turísticos. Esto es una mejora, pues en mayo fue de 0,34% y 0,16% respectivamente. En conjunto los tres rubros suman 8,7 billones.

La parte más pequeña corresponde a la compra de carros, 166 millardos fuertes (1,66 millones soberanos), que equivale a 0,014% de toda la deuda. Es decir, sólo un bolívar de cada 7.142 adeudado. Así mismo, la inmensa mayoría de créditos para vehículos, más del 97%, está en manos de bancos privados. Principalmente, en Banplus y Venezolano de Crédito con 44,12 millardos y 40,88 millardos respectivamente.

Casas privadas, turismo público

En el caso de las viviendas, los créditos ascienden a poco menos de 4,7 billones fuertes (47 millones soberanos). En este caso, 42% en manos de bancos de capital estatal pero 35% en manos de Banesco.  Esto implica un gran cambio con respecto a mayo, cuando 68% de los créditos eran de instituciones públicas, la mayoría de Banfanb.

Para finales de mayo Banesco poseía créditos hipotecarios por 125 millardos de bolívares fuertes, elevándose ahora a 1,6 billones. Un aumento de 1.180%. Esto implica que el banco asumió el 68% de la duplicación de los créditos hipotecarios entre mayo y junio. Esto es nueve veces más que todos los bancos en conjunto. Vale destacar que está bajo intervención estatal desde el 3 de mayo.

Le siguen Bicentenario (791 millardos fuertes), Banfanb (610 millardos fuertes), Venezuela (312 millardos fuertes) y Venezolano de Crédito (310 millardos fuertes).

Para el sector turismo, que apenas supera los 3,9 billones fuertes, el capital privado ha colocado 32% de los créditos. El líder indiscutible es Venezuela con 2,27 billones fuertes, el 58% del sector. Aunque un mes antes esta entidad estatal apenas había acumulaba 278 millardos fuertes. Esto implica un aumento de 717% en un mes. Casi el triple que el promedio de todos los bancos.

Aquí se refleja otro cambio sustancial. En mayo, Mercantil acumulaba 36% de los créditos de este rubro con 400 millardos de bolívares fuertes. Para junio, con 100 millardos más, apenas llegó al 13%.

Tarjetas de crédito

Después de los créditos comerciales, que ocupan casi el 65% de préstamos bancarios, destacan las tarjetas de crédito con 14,53%. Casi 175 billones de bolívares fuertes se debían por consumo “con plástico” y otros 11,71 billones fuertes por pagos a cuotas para el cierre del primer semestre del año.

En este caso, 67% de la deuda la poseen bancos privados. Sin embargo, el mayor acreedor es el Banco de Venezuela con 48,89 billones de bolívares fuertes. Hay que sumar 11,68 billones fuertes más por pago a cuotas, con lo que consigue el 32% del crédito al consumo. Le sigue Mercantil con 35,5 billones, Banesco con 34,5 (otro cambio importante desde los 13 billones de mayo) y Provincial con 31,5 billones.

Campo y fábrica

Con 71,37 billones de bolívares y siendo una de las “gavetas obligatorias” desde 1999, los créditos para producción en el campo ocupan casi 13% de los financiamientos. En total, 154 billones fuertes. La mayoría es privada con 72% de participación. Sin embargo, el mayor acreedor es Venezuela con 37,4 billones, duplicando lo que prestaba en mayo. Detrás están Banesco (34,6 billones fuertes), Provincial (32 billones fuertes) y Mercantil (27 billones fuertes).

Para la manufactura de bienes, se adeudan 50,7 billones, lo que representa 4,2% de los créditos. Venezuela es líder absoluto con 22 billones, el 44%, aunque más de la mitad de la deuda, 53%, está en manos privadas.

Reinado de los microcréditos

De los más de 50 billones en préstamos para microempresarios, el doble de mayo, Bancrecer ha prestado 17,8 billones. Esto significa que esta entidad bancaria asigna más del 97% del dinero de la banca microfinanciera. Así mismo, 35% de este sector. Además supera a sus dos competidores más cercanos juntos, Banfanb y Banesco, los cuales han dado a sus clientes más pequeños la cantidad de 14,45 billones fuertes.

Bancrecer además se destaca. Exhibe una morosidad del 0%, y un resultado neto en consideración con su patrimonio de 879% (el segundo del país). Además, está los bancos que más agencias y empleados han sumado desde 2015. Un buen referente para solicitar créditos disponibles.

(Visited 1.001 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!