Contingente de la GNB impide acceso y salida del Ministerio Público

Los militares madrugaron en la sede del Ministerio Público. Este sábado, 5 de agosto, trabajadores de la Fiscalía y la propia fiscal general, Luisa Ortega Díaz, denunciaron que un contingente de más de 40 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se apostaron en las entradas del edificio ubicado en la avenida México, Parque Carabobo.

De acuerdo con la información, el despliegue militar se encuentra a lo largo de toda la cuadra donde está la sede principal de la Fiscalía. Hay además vehículos de traslado de la GNB.

El coronel Bladimir Lugo, comandante de la GNB, es quien dirige el operativo que hasta las 8:00 am de este sábado se desconoce su finalidad.

Lo que los trabajadores consideran como “asedio” al ente inició horas antes de que se realice la primera sesión de la Asamblea Nacional Constituyente, la cual se instaló y juramentó en el Palacio Legislativo el viernes 4 de agosto. Delcy Rodríguez convocó al finalizar ese acto una reunión para las 10:00 am de hoy.

Varios de los candidatos indicaron durante su campaña que la ANC debía suspender a la fiscal general Ortega Díaz y renovar al Ministerio Público. Uno de los más vehementes en esta postura fue Diosdado Cabello.

Sobre el coronel Lugo se cierne una investigación de la Fiscalía. Él fue citado en calidad de imputado ante el Ministerio Público por violación de derechos humanos. Hasta la fecha no ha asistido. Las imágenes del coronel empujando al presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, se hicieron virales en redes sociales.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concedió medidas de protección a los trabajadores del Ministerio Público y la propia fiscal en virtud de la denuncia interpuesta ante el organismo internacional de que sus vidas estaban en riesgo.

Lea más en:

Periodistas, mujeres y políticos son blancos para el mano suelta del coronel Lugo

“Coronel Lugo permitió el ingreso de los colectivos a la AN”, afirman diputados #5Jul

  • Don Periñon

    No tienen paz con la miseria