Congreso Venezuela Libre es símbolo de resistencia cívica, señalan analistas - Efecto Cocuyo

Congreso Venezuela Libre es símbolo de resistencia cívica, señalan analistas

El Congreso Venezuela Libre es el más reciente esfuerzo opositor para lograr la “unidad superior”. Con el apoyo activo de la Iglesia católica –en las voces de los sacerdotes José Virtuoso y Luis Ugalde – y la participación protagónica de sectores de la sociedad civil, la dirigencia política busca recuperar credibilidad y fuerza.

Expertos consultados señalaron a Efecto Cocuyo que este nuevo esfuerzo promovido por el Frente Amplio Venezuela simboliza la resistencia de la sociedad venezolana y es una oportunidad para amalgamar a opositores y chavistas.

La analista político Carmen Beatriz Fernández opina que el Congreso Venezuela Libre “es un esfuerzo de articulación de partidos y fuerzas vivas de la sociedad civil”.

“Las iniciativas anteriores estaban más orientadas a los partidos y esta tiene un componente que enfatiza más a la sociedad civil. El acto reflejó la capacidad de resiliencia y de resistencia de la sociedad venezolana ante la adversidad”, explica.

Para Fernández, también puede explicarse con la famosa frase del expresidente venezolano Antonio Guzmán Blanco: “Venezuela es como el cuero seco: si lo pisan por un lado, se levanta por el otro”.

“Venezuela es un cuero democrático seco, cuando la dictadura siente que tiene pisada la sociedad se levanta y emerge democráticamente”, expresa.

La profesora universitaria destacó cuatro elementos del Congreso Nacional, que se llevó a cabo en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela (UCV): la reconstrucción de la unidad de propósito de la oposición, el 10 de enero como un hito político, la necesidad de definir reglas para una transición, la Asamblea Nacional como referente institucional.

“Falta algo fundamental que es la certeza de una amenaza creíble que haría a Maduro y a su Gobierno estar dispuestos a negociar una salida del poder. Esa amenaza, llámese quiebre de la Fuerza Armada Nacional, o presión internacional debe darse”, indica.

El 10 de enero “es visto por buena parte de la comunidad internacional como un deadline importante y es allí de donde tendría que venir la amenaza creíble” que fuerce al poder a negociar”, sostiene.

“Es un movimiento que busca aglutinar la voluntad popular, es necesario, pero insuficiente. La diferencia entre esta iniciativa y otras está en el contexto: hoy es más difícil amalgamar a la oposición porque hemos tenido a un liderazgo que no ha querido o no ha podido entender al país”, opina el doctor en Ciencias Políticas Alexis Alzuru.

La efectividad de la nueva plataforma dependerá de que los actores políticos “reenfoquen las soluciones” para salir de la crisis en lugar de dedicarse a un “activismo irreflexivo”, señala.

El analista subraya que a partir del 10 de enero de 2019 el presidente Nicolás Maduro “va a estar  más aislado, aunque eso no significa que esté caído”.

Agrega que es necesario que las élites políticas, económicas, educativas; los  partidos y la sociedad venezolana se alineen de cara a una única estrategia y es preciso “sincerar las alternativas que quedan en Venezuela”.

La transición provocada por una intervención extranjera, la salida electoral y la negociación con el Gobierno son tesis desacreditadas a juicio del profesor universitario.

“Queda la opción de derrocar al chavismo desde el chavismo. La oposición tiene que alinearse, pero también identificar a los actores del chavismo que pueden actuar para derrocar a Maduro. Se puede negociar con militares corruptos, pero no con Cuba (modelo político que inspira al Gobierno Nicolás Maduro)”, expresó.

Una iniciativa excluyente

Para el politólogo Daniel Santolo, el Congreso Venezuela Libre nació con la exclusión de un sector de la oposición, lo que contradice su objetivo político de lograr una “unidad superior”.

“No invitaron a los partidos a que participaran en las elecciones de este 9 de diciembre y sobre estos comicios, no fijaron una posición, aunque están en riesgo más de 2.000 cargos en los concejos municipales”, apunta.

En su opinión, la protesta debe ser convocada con un objetivo concreto y ser cívica. “La calle es un método de lucha que ha sido derrotado y nos ha costado muchas vidas”.

“El acto que se realizó en la UCV tiene una gran motivación y crea muchas expectativas, lamentablemente lo que no veo es una hoja de ruta clara: cuáles son las acciones que van a tomar, tampoco está claro si existe una instancia de dirección política, un comité coordinador como el que tenía la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)”, concluye.

Foto: prodavinci.com

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!