Casi 1.000 personas desempleadas tras saqueos en comercios de Cumaná

Este viernes, los comerciantes de Cumaná siguen a la deriva. Pese a las promesas de apoyarles económicamente, la implementación de la Operación Liberación y Protección al Pueblo (OLP) y la suspensión de los cortes de electricidad, los miembros del sector comercial de la capital del estado Sucre no creen que una solución a su situación se materialice.

“Ellos venden esperanzas y después te dejan como ‘novia de pueblo‘. Son unos farsantes y demagogos“, exclamó Joaquín Ruiz, presidente de Fedecámaras para la región. Aseguró que en el transcurso de la semana los comerciantes se han reunido con el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, el coordinador de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), Freddy Bernal, y el gobernador Luis Acuña, y los ministros de La Mujer y el de Producción Agrícola.

Ninguna de esas reuniones dio solución a los casi 1.000 cumanenses que se quedaron sin empleo desde el martes 14 de junio, cuando un grupo de personas, supuestamente desesperadas por la falta de alimentos en la ciudad, arremetió contra decenas de locales comerciales.

El cálculo de desempleo lo realizó el director de la Cámara de Comercio, Miguel Pazos, quien precisó que en el 70% de los comercios, en promedio ocho personas perdieron sus empleos, mientras que en el resto de los establecimientos, fueron 15 los desempleados.

“Lo más preocupante es que estas personas se quedaron sin su sustento, pero también sin qué comer. A la ciudad no están llegando insumos, porque los camioneros no quieren venir por el riesgo. Eso también afecta a Margarita (Nueva Esparta), que desde el martes no ha tenido suministro de alimentos“, manifestó Ruiz.

Sin seguro

Miguel Pazos indicó que 70% de los negocios de Cumaná son pequeñas empresas, que en su mayoría no están aseguradas; por lo que el sector no podrá contar con la protección financiera que la aseguradoras ofrecen ante disturbios y motines.

“La disposición económica de los comerciantes ha mermado en los últimos años y no hay confianza en los seguros, porque los corredores usualmente no le explican al empresario los requisitos que necesita para cobrar la cobertura ante un siniestro. Entonces, hay una percepción de que los seguros no sirven y prefieren correr el riesgo“, aseguró el especialista en el área y también director de la Cámara de Comercio.

Ahora los negocios de alimentos abren hasta el mediodía y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con sus integrantes del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros (Conas) custodian los establecimientos, aunque esta división está especializada en la investigación y combate de los plagios.

El jueves 16 de junio tres camiones de alimentos, custodiados por los militares, rumbo al Mercal ubicado en el centro de la ciudad. “Son pocos los sitios que están abriendo. Es fácil que se prenda una discusión, porque la cantidad de personas es bárbara”, espetó una habitante de Cumaná.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply