Caraqueños hacen acopio de alimentos y gasolina antes del paro general

Numerosos supermercados de Caracas cerraron este lunes 24 con más estanterías vacías de lo habitual, después de que los habitantes de la capital aprovecharan el feriado para hacer acopio de alimentos y otros productos básicos ante el paro general contra el Gobierno que la oposición convocó para el miércoles y el jueves.

En previsión de los cortes de calles masivos con que el antichavismo prevé acompañar la huelga general para exigir al presidente, Nicolás Maduro, que retire la elección del 30 de julio de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la afluencia de los caraqueños a los mercados ha provocado largas colas.

Asimismo, se han observado grandes filas de automóviles para las gasolineras.

Comercios de zonas del este y del centro de la capital como Los Ruices, Santa Fe o Alta Florida, registraron esta mañana largas filas que dejaron desiertos los estantes destinados a productos como el arroz, los huevos, los cereales, el agua, el pollo, los congelados y la sección de charcutería.

“Estamos tratando de pertrecharnos para estos dos días en que estaremos aislados”, dijo a Efe el fisioterapeuta Rolando Pinzón, de 54 años, mientras buscaba entre los pocos productos que quedaban disponibles en los frigoríficos dedicados a los productos cárnicos.

Pinzón se mostró de acuerdo con el paro contra un Gobierno al que califica de “dictadura”, y a cuyas políticas de expropiaciones y control de las divisas culpa de la inflación galopante y la escasez habitual de productos como el pan o la leche.

Productos como el arroz o la pasta de dientes se pagaban hoy en algunos negocios cuatro o cinco veces más caros que su precio de hace unos días.

Con el paro del miércoles y el jueves, al que se han sumado más de 350 organizaciones sindicales de todos los sectores, la oposición espera detener todas las actividades en el espacio público de todo el país y presionar de este modo a Maduro para que suspenda la elección de la ANC, que debe elaborar una nueva Carta Magna.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y muchos sectores sociales venezolanos ven en esta iniciativa una maniobra del presidente para perpetuarse en el poder y “consolidar la dictadura” del chavismo gobernante en el país caribeño.

El próximo 30 de julio los venezolanos están convocados a las urnas para elegir a los más de 500 miembros de una Asamblea Nacional Constituyente que redactarán una nueva Constitución y que tendrán facultades para reordenar el Estado sin que nadie pueda oponerse.

La MUD ya trancó ciudades de todo el país el pasado jueves, con un paro general en el que detractores del Gobierno cortaron a todo tipo de tráfico en multitud de calles y avenidas y que, según los convocantes, tuvo un seguimiento de 85 %.

Cinco personas murieron y más de 360 fueron detenidas en una jornada marcada por los enfrentamientos con la Guardia Nacional Bolivariana, cuando los agentes intentaban despejar la calle de barricadas y obstáculos.

Al menos 100 personas han muerto en Venezuela desde el pasado 1 de mayo, cuando se desató la presente ola de protestas contra el Gobierno de Maduro.

La oposición y grupos de la sociedad civil han llamado a una escalada de las acciones de desobediencia para impedir la elección de la ANC en los seis días que faltan para su elección.

EFE