Bombero de Miranda fue asesinado en Los Teques después de compartir con sus hijos

Un domingo familiar había pasado Wilfredo Ramón Rivas Vegas con sus dos hijos en el club de la Caja de Ahorros de los Bomberos de Miranda. Luego de dejarlos en su residencia, fue asesinado en la comunidad de Santa Eulalia de Los Teques.

El hecho ocurrió el 7 de mayo a las 10:00 de la noche aproximadamente. De acuerdo con información de Bomberos de Miranda, a esa hora recibieron una llamada para notificar que uno de sus funcionarios había sufrido un accidente en moto. Una comisión llegó al sitio y lo vio tendido en el pavimento al lado de la motocicleta y sin signos vitales. Tuvieron que esperar que los agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) llegara al sitio para descubrir que no fue siniestro vial, sino una bala lo que le quitó la vida a su compañero.

Ellos supieron que el cabo primero Rivas Vegas había pasado el día con sus hijos en el club y que había salido de la casa de su expareja, luego de llevar a los niños, para dirigirse a su vivienda. Tomó un atajo por ese sector y fue abordado presuntamente por delincuentes que intentaron quitarle la moto. Al no poder desprender al bombero de su vehículo, lo asesinaron.

Rivas Vegas tenía 17 años de servicio en Bomberos de Miranda y laboraba específicamente en la estación Cuartel central por la sección “B”, adscrito a la División de Incendios. Este es el primer funcionario que pierde en 2017 el cuerpo bomberil.

Según uno de sus integrantes, el año pasado fueron asesinados tres efectivos. El último, antes de Rivas Vegas, fue Carlos Luis González, sorprendido por el hampa en Caucagua luego de cumplir su jornada laboral.