Ataque a restaurante en Bangladesh deja 28 muertos

Un ataque reivindicado por Estado Islámico deja un saldo de 28 muertos y 26 heridos. El viernes en la noche varios hombres armados ingresaron a un restaurante frecuentado por extranjeros en la zona diplomática de Dacca (capital de Bangladesh). Los sujetos tomaron rehenes a los presentes. Sumon Reza, uno de los empleados, dijo que los individuos tenían artefactos explosivos, pistolas y espadas.

Inicialmente se contabilizaron veintiocho víctimas del hecho que fueron llevadas al United Hospital que recibió 26 heridos y dos muertos que eran funcionarios policiales cuyos cuerpos presentaron balazos en brazos, abdomen y piernas. Algunos afectados también tienen quemaduras.

Nuevas cifras oficiales confirmadas hasta el momento precisan que el ataque, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico y la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio, cobró la vida de al menos 28 personas: 20 rehenes, dos policías y seis de los siete asaltantes. Además, habría otros 26 heridos en hospitales.

El restaurante y panadería Holey Artisan Bakery-O’Kitchen se especializa en cocina mediterránea y es muy frecuentado por turistas. Allí hubo tiroteos y explosiones que mantuvieron la ciudad sumida en el miedo. Contingentes de diversos cuerpos de seguridad y tanquetas del Ejército se apostaban en torno al restaurante Holey, en el acomodado barrio de Gulshan.

Unos cien efectivos del Ejército y de otras fuerzas irrumpieron finalmente en el local con los primeros rayos de luz del sábado y poco después, la primera ministra bangladesí, Sheikh Hasina, comunicó a la nación que seis de los atacantes habían muerto y uno capturado con vida.

Trece rehenes, ibangladesíes y de nacionalidades como argentina, india, ceilandesa, italiana y japonesa, escaparon o fueron liberados durante el operativo, que sin embargo llegó demasiado tarde para otros 20 cautivos, acuchillados muchos de ellos por los extremistas, explicó en rueda de prensa el general Nayeem Ashfaq, director de la operación.

Lo hicieron tras comprobar quiénes sabían recitar el Corán, de acuerdo con la versión del padre de uno de los bangladesíes liberados que recoge el rotativo local The Daily Star, indica Efe que recoge el testimonio de uno de los chefs, el argentino Diego Rossini, quien siente haber vivido “una película de terror“, de la que consiguió escapar después de esconderse de los terroristas y ser ayudado por la policía.

Relató que “estaba sacando mis mesas y vi que caía alguien, que un tipo se desplomaba fuera (en el jardín) por disparos. Di por hecho que eran terroristas”. “Subimos unas diez personas (a la terraza), pusimos muebles en la puerta. Pensamos que los terroristas matarían a los clientes y se irían, pero al rato sentimos cómo empujaban la puerta, como si fuera una película de terror”. Tras pasar varias balas a su lado, el chef saltó cuatro metros de altura intentando agarrarse a un árbol, pero cayó a un pasillo aledaño al edificio hasta que finalmente fue rescatado. “Si entran otro día que hubiera habido más gente… Solo había unos 25 clientes, incluidos algunos italianos y japoneses, y entre 20 o 30 empleados”, dijo por la poca clientela en el Ramadán.

A primera hora de hoy sábado 2 de junio, el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Paolo Gentiloni, confirmó que al menos nueve italianos fallecieron el viernes en el ataque perpetrado en el restaurante, donde perdieron la vida 28 personas.

El ministerio de Exteriores explicó en un comunicado que los fallecidos son Adele Puglisi, Marco Tondat, Claudia Maria D’Antona, Nadia Benedetti, Vincenzo D’Allestro, Maria Rivoli, Cristian Rossi, Claudio Cappelli y Simona Monti. Sin embargo, acotó que aún no ha concluido el reconocimiento del resto de los fallecidos. Indicó que para el momento del ataque había 11 italianos en el lugar, que uno pudo huir y otro está desaparecido.
El titular de Exteriores airmó que es necesario que la comunidad internacional combata al grupo terrorista Estado Islámico “porque mueve la mano de los asesinos con su presencia simbólica” incluso fuera de los territorios que controla.

El Papa Francisco condenó hoy “la violencia insensata” cometida en el ataque en Dacca y calificó este suceso, en el que murieron al menos 28 personas, de “actos bárbaros que ofenden a Dios y a la humanidad”.

La Santa Sede informó de que el papa Francisco realizó estas reflexiones en un mensaje de condolencia enviado a las familias de las víctimas, como es habitual, a través del secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

“Tristemente afectado por la violencia insensata perpetrada contra víctimas inocentes en Dacca, el papa Francisco expresa su más sentido pésame y condena tales actos bárbaros que ofenden a Dios y a la humanidad“, dijo en el mensaje.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply