Alí Rodríguez Araque denuncia “conducta obsesiva” de Almagro hacia Venezuela

La web Cubadebate, uno de los principales medios digitales del Estado cubano, denunció hoy en un artículo la “conducta obsesiva” del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hacia Venezuela, ante su pedido de suspender a ese país del organismo.

El texto, firmado por el diplomático venezolano Alí Rodríguez Araque, se encuentra en un lugar destacado en el portal, junto a la etiqueta #oeaesacosatanfea, utilizada hace unas semanas por la isla durante la polémica por la negativa de Cuba a la visita de Almagro a La Habana para recoger un premio de la disidencia cubana.

Con observar al diplomático uruguayo rápidamente se capta “una conducta obsesiva en todo lo que se relaciona con Venezuela”, contra la que esgrime “falsificaciones fácilmente demostrables”, indica el comentario, publicado en la sección de Opinión.

“La OEA, liderada por este señor, olvidó sus objetivos y propósitos fundamentales, como afianzar la paz, la solidaridad, la defensa de la soberanía y el respeto al principio de la no intervención. Para atacar a Venezuela, olvidó los problemas humanos, como erradicar el terrorismo y la pobreza extrema de un continente”, insiste el artículo.

El exsecretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y actual embajador venezolano en la isla señala que “hay buenas razones para pensar que esta organización difícilmente pueda cumplir un rol positivo para la región”.

El texto alude además a las declaraciones de Almagro, en las que pide suspender a Venezuela de la OEA como un “gesto” por “la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia” y sobre todo por los ciudadanos venezolanos “completamente a merced de un régimen autoritario que niega los más elementales derechos”.

El exministro venezolano se pregunta por las consecuencias de estas “expresiones alucinadas”, y se pregunta si no habría que esperar una “intervención” como la ocurrida en Libia.

Para concluir, el diplomático recordó además la carta pública de junio de 2016 con la que el expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) dijo “adiós” a Almagro, su antiguo canciller, tras su actitud hacia Venezuela.

Según Rodríguez Araque esta es la actitud que deberían seguir todos los “líderes dignos” que participan en un organismo “cada día más merecedor, él mismo, de la aplicación de una acción conjunta para transformarlo en algo verdaderamente útil”.

El pasado martes Luis Almagro pidió suspender a Venezuela de la OEA como última medida de presión para que el presidente Nicolás Maduro convoque elecciones y tras constatar el fracaso de todos los intentos de diálogo.

Para hacer efectiva la propuesta se necesitan dos tercios de los 34 países miembros, que todavía no han logrado un consenso.

Hasta el momento ni la Cancillería ni el Gobierno cubano se han pronunciado de manera oficial, aunque los artículos que se publican en los medios estatales se consideran tradicionalmente una forma oficiosa que emplean las autoridades de la isla para posicionarse ante temas de actualidad.

Almagro también protagonizó un polémico encontronazo con Cuba el pasado febrero tras la negativa del país caribeño de autorizar su ingreso a La Habana, donde recibiría un premio en memoria del disidente cubano Oswaldo Payá, fallecido en 2012.

Junto a Almagro, también fueron rechazados el expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) y la exministra chilena Mariana Aylwin.

Almagro confesó estar “dolido” por las “mentiras” de Cuba sobre sus intenciones y consideró que el país “no está listo” para volver al organismo, del que fue expulsado en 1962.

El Gobierno cubano por su parte defendió la “intachable” transparencia y diplomacia empleadas para evitar la participación de Almagro, Calderón y Alwyn en la ceremonia y tachó esa convocatoria de “grave provocación” para “generar inestabilidad interna”.

Además, Cuba ha descartado en reiteradas ocasiones la posibilidad de reintegrarse en la OEA.

EFE