Alerta por influenza AH1N1 agarra a Venezuela desprotegida

La alerta por la influenza AH1N1, una infección respiratoria aguda y muy contagiosa, llegó a Venezuela.

La enfermedad, que originalmente fue contagiada por los cerdos, tiene síntomas clínicos similares a los de una gripe: fiebre alta, secreciones nasales, tos, dolor de cabeza y malestar general.  Se transmite a través de las gotas de saliva que expulsan las personas enfermas al hablar, toser, estornudar, compartir utensilios o alimentos, y al saludar de beso.

Según explicó Miguel Viscuña, director de epidemiología de Salud Miranda, el paciente diagnosticado con la enfermedad debe aislarse en su casa y evitar la diseminación de la enfermedad. “Es de muy fácil transmisión. Si se está infectado se debe evitar ir a sitios de concentración pública y usar el transporte público”.

Los síntomas de alerta son los cuadros catarrales de menos de dos semanas de evolución, la fiebre intensa y la secreción nasal. “Si los pacientes llegan así, hay que pensar en ese diagnóstico, y hacerles un seguimiento más estrecho”.

Viscuña subrayó que el país no está preparado para atender un brote de la enfermedad como el de 2007, puesto que no hay oseltamivir (conocido como Tamiflu), el principal tratamiento que se prescribe.  Este medicamento es un inhibidor de la neuraminidasa, la enzima encargada de liberar el virus de las células infectadas.

El tratamiento también debe ser sintómatico; es decir, que calma o alivia lo síntomas de la enfermedad. “Mucha hidratación, reposo y analgésicos”, es la recomendación del galeno.

Tampoco hay capacidad para diagnóstico. “Carecemos de los medios. El Instituto Nacional de Higiene (INH) no cuenta con los reactivos“, señaló Viscuña, quien especificó que la prueba consiste en un hisopado faríngeo o nasal, cuyos resultados luego se llevan al Instituto que se encarga de dar la confirmación de los casos.

Una nueva epidemia encontraría desprotegida a la población, porque no hay una campaña de prevención adecuada ni se han refrescado los conocimientos en la población médica. “El Ministerio de Salud dispone de la vacuna y debería garantizar su suministro, estimular su uso”, dijo Viscuña. Al menos la población de riesgo –mujeres embarazadas, niños y mayores de 60 años– debería estar cubierta para evitar mayores complicaciones, apuntó.

La vacuna que debe aplicarse es la antigripal 2015-2016, que contiene en su cepa, además de las gripes registradas en el año pasado, la de la influenza AH1N1. Fue distribuida en octubre del año pasado, cuando empieza el invierno en el hemisferio occidental, y se vence en agosto de este año.

En el estado Miranda se declaró alerta epidemiológica luego de que se reportara un incremento en los casos de infecciones respiratorias agudas, tanto en la Red de Atención Francisco de Miranda, de salud pública, como en consultorios privados.

Uno de los principales motivos de preocupación de los galenos mirandinos es la cantidad de casos registrados en países cercanos: según la última actualización de la Organización Panamericana de Salud, del 13 de julio, solo en esa semana se denunciaron 233 casos entre América y el Caribe.

“Hay una alta circulación del virus en países cercanos como Colombia o Brasil, y en países de tránsito fluido con nuestro país, como Panamá y Ecuador“, dijo Viscuña.

 

Foto: Entorno Inteligente

(Visited 56 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!